lunes. 08.08.2022

346 manadas de lobo en España. Así avanza hacia al sur y se afianza en el norte

La nueva estrategia nacional analiza la evolución en todo el país menos en Castilla y León, que «no actualiza datos desde 2014»
                      El ministerio sí apunta a una disminución de densidad de las poblaciones en el noreste. MIRIAM A. MONTESINOS
El ministerio sí apunta a una disminución de densidad de las poblaciones en el noreste. MIRIAM A. MONTESINOS

Sin datos actualizados de la que se presupone la comunidad autónoma con más presencia de lobos del país. Así se ha aprobado la nueva Estrategia para la Conservación y Gestión del Lobo, que salió adelante el pasado jueves en la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente y que contó con el rechazo frontal precisamente de la cuatro comunidades que acogen más ejemplares.

La inclusión hace un año del lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre) lo que extiende su protección a todo el territorio nacional e impide su caza, ha obligado al Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico a elaborar esta estrategia que recoja las herramientas necesarias para mejorar la convivencia con el medio rural.

A pesar de que no hay datos oficiales desde el último censo nacional realizado entre los años 2012 y 2014, todas las comunidades autónomas implicadas en la gestión del lobo han ido actualizando sus cifras en los últimos años, sobre todo aquellas que más sufren los ataques al ganado, todas menos Castilla y León, que según se indica textualmente en la estrategia, «no dispone de datos actualizados de censo desde el realizado en 2012-2014». Gracias a estos datos, el ministerio ha elaborado un primer diagnóstico de la situación de la especie en España, que se podría resumir en que existe una expansión de la especie haca el centro peninsular, mientras que en el norte se detecta una disminución de la densidad de poblaciones, y desaparece en el sur.

El incremento de ejemplares en innegable en los últimos ocho años, ya que se ha pasado de 297 manadas contabilizadas en 2014 a las 346 según las actualizaciones hechas por las distintas autonomías.

Según la estrategia, en Galicia, de acuerdo con los resultados del último censo autonómico de 2015, se puede concluir que la presencia del lobo es generalizada y que el área de distribución de esta especie supone el 72,17 % del territorio gallego (teniendo únicamente en cuenta la presencia de indicios) o un 94% se además se tienen en cuenta los datos de las áreas de campeo y la presencia de manadas reproductoras.

Se conoce la existencia de 90 manadas reproductoras de lobos, (14 de ellas compartidas con otras comunidades autónomas y con Portugal) que, de acuerdo con censos previos realizados en los que se estimaba que una población de 68 manadas de lobos, permiten concluir que las poblaciones de lobo en términos generales se mantienen e incluso aumentan en Galicia en los últimos 15 años.

En Asturias se ha extendido al norte y este colonizando nuevas zonas en las dos últimas décadas ocupando un área de más de 8.500 km2 , y parece que la población de lobos presenta una cierta estabilidad en los últimos años; pues se mantienen 46 manadas en 2021 en relación a las 28-37 en 2012-2014. En Cantabria se ha detectado un aumento del número de manadas, pasando de las 12 de 2012-2014 a 20 en 2021, de las que siete son compartidas con otras comunidades autónomas limítrofes.

En el País Vasco existía una manada en 2012-2014, compartida con Castilla y León, pero los últimos datos disponibles de 2019 muestran que ha desaparecido dicha manada y que la presencia de la especie ya no es permanente, con únicamente 2-4 ejemplares. En La Rioja se mantienen tres manadas respecto a la única que se contabilizó en 2012-2014, mientras que en Castilla-La Mancha (Guadalajara) la situación actual es similar a la de 2012-2014, con 2-3 manadas.

En el noroeste y noreste de Extremadura se están registrando un creciente número de observaciones de lobo, probablemente se trate de ejemplares procedentes de núcleos existentes en Portugal y de Ávila, respectivamente. En Madrid se censó una manada en 2012-2014, si bien esta comunidad autónoma ha informado de la presencia de 5 en 2020.

Nuevo censo

La estrategia nacional aprobada el pasado jueves contempla en sus anexos un plan de indemnizaciones y ayudas a las medidas preventivas dotado con 20 millones de euros que proceden de los Presupuestos Generales del Estado y que se repartirán entre las comunidades que lo solicite. En el caso de las indemnizaciones el Miteco realizará una propuesta de la distribución de fondos a asignar con un importe máximo a cada comunidad autónoma en función del nivel de daños de lobo sufridos, a partir de la estimación del número de cabezas de ganado depredadas y el número de manadas. A partir de esos datos se hace una media ponderada que deberá ser presentada por la comunidad que ha sufrido los daños.

La estrategia también contempla los criterios en los cuales se podrán hacer excepciones para abatir los ejemplares más conflictivos. En este caso, los motivos de excepcionalidad son evitar daños graves sobre el ganado, ausencia de otra solución satisfactoria y el mantenimiento de la población en un estado de conservación favorable. La comunidad autónoma deberá presentar un informe preceptivo no vinculante sobre el efecto de la actuación sobre el Estado de Conservación de la Especie en el contexto biogeográfico que corresponda, y en el ámbito de la totalidad del territorio español.

Otra de las medidas incluidas en la estrategia es la realización de un censo nacional para unificar los datos en todo el territorio, que comenzará a realizarse este mismo año, así como la puesta en marcha de un programa pionero de radiomarcaje de ejemplares para estudiar su comportamiento.

346 manadas de lobo en España. Así avanza hacia al sur y se afianza en el norte
Comentarios