jueves 04.06.2020
tras más de medio siglo

El quebrantahuesos ya vuela solo

Después de años de esfuerzo por reintroducir esta emblemática especie en el Parque Nacional de Picos de Europa, la pareja formada por Casanova y Deva protagoniza el primer intento de reproducción.
El quebrantahuesos ya vuela solo

maría carnero | león

Tras más de medio siglo de ausencia, una pareja de quebrantahuesos ha iniciado el proceso reproductor en los Picos de Europa. Se trata de Casanova y Deva, dos ejemplares que han logrado adaptarse perfectamente al entorno del parque nacional.

Técnicos de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, en el marco del Proyecto Life+ ‘Red Quebrantahuesos’ y tras todo un año de seguimiento de estos dos individuos, han constatado durante los últimos dos meses la primera reproducción dentro de este espacio protegido. La unidad reproductora, formada por dos adultos, ha instalado el nido en una zona de gran calidad de hábitat para la especie en el macizo central de los Picos de Europa, en su vertiente asturiana.

Los primeros indicios fueron detectados el pasado mes de noviembre por el personal de la FCQ, observándose significativos comportamientos pre-reproductores: defensa del territorio, interacciones intraespecíficas, reiteradas cópulas y aportes de material de construcción del nido -lana- en varias oquedades. Finalmente, y ya en el presente mes de enero, se ha podido observar a la unidad reproductora instalada en un nido, que ya había sido localizado el día 28 de noviembre de 2016. En él los dos ejemplares permanecen echados alternativamente, dándose relevos que permiten el descanso y alimentación alternativos de los dos miembros de la unidad reproductora. El éxito reproductor es bajo en esta especie, especialmente en unidades reproductoras primerizas, por lo que el equipo de la FCQ, y el personal técnico y de Guardería del Parque Nacional estarán muy atentos a la evolución del proceso.

El quebrantahuesos se encuentra en el nivel más alto de protección en la Unión Europea y en España, donde está declarado como especie en peligro de extinción. Durante el último siglo, las poblaciones de la especie en toda Eurasia han sufrido un drástico proceso de regresión, que ha conducido a su declive y extinción en la mayoría de las áreas donde estaba presente. Las últimas evaluaciones de la Lista Roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) revelan asimismo que algunas de las aves más conocidas del mundo pueden desaparecer rápidamente en estado silvestre si no se toman medidas adecuadas para salvaguardarlas.

Cooperación

El presente proyecto Life+ Red Quebrantahuesos 2013-2018, desarrolla los principios fundamentales de la Red de Parques Nacionales y se basa en el apoyo técnico y la cooperación entre los Parques Nacionales de Ordesa y Monte Perdido y Picos de Europa, que en 2018 celebrarán su primer centenario. Parte de la cesión por parte del Gobierno de Aragón de ejemplares de quebrantahuesos recuperados en situación de riesgo en el Pirineo aragonés, en coherencia con el protocolo técnico aprobado por el del Grupo de Trabajo para el Quebrantahuesos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente (Mapama). En este documento se establecen las pautas de actuación frente a parejas deficientes, garantizándose así que no se produzcan impactos negativos sobre la población donante.

Este proyecto Life+ está cofinanciado por la Unión Europea, el Organismo Autónomo Parques Nacionales, el Consorcio Interautonómico Parque Nacional Picos de Europa, el Gobierno de Aragón y la Fundación Biodiversidad. Este programa de conservación se contempla en un acuerdo sin precedentes —el Protocolo General para la Conservación del Quebrantahuesos— firmado en 2014 por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y las quince Comunidades Autónomas con territorio peninsular. El documento impulsa todas aquellas acciones relacionadas con la conservación de la biodiversidad y de la ganadería extensiva de montañas en la Red Natura 2000.

A la vista de los últimos datos, la confirmación de esta primera unidad reproductora situada a 400 kilómetros de los Pirineos supone un paso muy importante para la supervivencia de la especie en el Estado español.

El quebrantahuesos ya vuela solo