miércoles 14/4/21

Sin viajes en Semana Santa entre regiones

Todas las comunidades, excepto Madrid, están de acuerdo en encerrarse en Pascua Se atrasa la decisión una semana
La movilidad entre comunidades está en el aire. LUIS TEJIDO

Salvo sorpresa mayúscula, no habrá movilidad entre comunidades en España la próxima Semana Santa. 14 autonomías -todas las peninsulares excepto Madrid- se conjuraron hoy en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud para no «repetir los errores» de la pasada Navidad con 17 normativas diferentes que desembocaron en una movilidad casi sin límites que acabó desatando la tercera ola. Todos los ejecutivos regionales —salvo el presidido por Isabel Díaz Ayuso— se manifestaron a favor de encerrarse perimetralmente la próxima Pascua como gran apuesta para limitar los desplazamientos, y acotar la transmisión del virus,

Todo con la idea de evitar una cuarta oleada que pueda complicar un verano abierto al turismo, el objetivo ahora prioritario de la inmensa mayoría de los líderes regionales.

No obstante, la decisión final sobre las vacaciones se tomará el miércoles de la próxima semana cuando la inmensa mayoría de las consejerías autonómicas darán su visto bueno en el Interterritorial al documento preparado, a petición de la ministra Carolina Darias, por la Comisión de Salud Pública. Un texto, que se presentará este jueves, y en el que Sanidad planteará que las comunidades se mantengan cerradas, tal y como en la actualidad están todas salvo los dos archipiélagos, Extremadura y Madrid. Con la Semana Santa dada por perdida, la práctica totalidad de las consejerías autonómicas ya avanzaron que van a apoyar sin reparos la propuesta de Sanidad.

Los contactos de los últimos días para intentar convencer del cierre a Madrid (la comunidad que más laxa se ha mostrado en las restricciones contra la pandemia y que tiene la incidencia acumulada más alta de todo el país con 261casos) durante este miércoles se tornaron directamente en maniobras para ‘aislar’ al Gobierno de Ayuso con el fin de que su propuesta de mantenerse abierta no provocara una fisura entre otras comunidades tentadas de recibir algo de turismo procedente de la capital de España.

La cruzada para hacer el vacío a Ayuso y dejar en papel mojado su decisión de no perimetrarse estuvo encabezada por la Comunidad Valenciana, que movilizó a las regiones colindantes (Murcia, Castilla-La Mancha, Cataluña, Aragón y Baleares) para cerrar sus fronteras ante la ‘amenaza’ madrileña. Otras comunidades encabezadas por el PP (como Castilla y León y Andalucía) no llegaron a sumarse a ese frente, pero anduvieron cerca.

Sin viajes en Semana Santa entre regiones