jueves. 06.10.2022

El corazón del padre

De l’Antigüedá chegánonnos mui guapas l.leendas ya mitos qu’entovía chenan la nuesa pantasía, con un aquel de cultura de la uva ya de la tierra seca. Más tarde, na Edá Media, apaecienon bien d’hestorias populares con sabor a la Europa húmeda. Pol sieglu XII contóuse una l.leenda que dicía: la verdá yía superior a la norma ya a la tradición.

Yera un conde que gobernaba un pueblu al que traspasaba un ríu. Las auguas del ríu yeran bravas, impetuosas ya apasionadas. Namás una puente de piedra yera quien a desafiar a aquel.las auguas, de manera que tola xente tenía que pasar por ail.lí si quería cruzar a la outra parte del val.le.

El conde yera’l dueñu de la mitá de los praos ya unu más. Tamién tenía un palaciu a un l.lau de la puente, mientras que na outra punta había bien de casas ya cuadras onde vivían los cabal.los, el ganáu ya unos cuantos sirvientes. El conde tenía una mucher ya cuatro fichos. Los tres primeiros tuviéralos la condesa con outru home ya namás el cuartu yera fichu del conde.

Una nueite, chegóu una nevadísima inmensa ya con el.la pasóu tamién pol val.le la muerte gadañera. Entós, la tristura anubríu tol val.le, porque la señora de la gadaña entróu no palaciu ya terminóu cona vida del conde. Faía falta, entós, escocher al nuevu señor d’aquel val.le. Yera la norma d’aquel.las tierras esfrecidas que los fichos del muertu habían de pelear pa poner al que ganara como nuevu dueñu. Pero l’home más viechu del pueblu, que yera mui sabiu, dixo:

—Sacái de la furaca’l cuerpu del conde ya que los fichos disparen escontra él, pa que seya’l mechor tirador el nuevu conde.

Fíxose asina. Axuntóuse tola xente del val.le a entrambas puntas de la puente del Sil. Sacanon el cuerpu del conde de la caxa ya atánonlu a un árbol. El fichu mayor clavóu la flecha nuna manu ya creyíase ganador. El segundu puxo la flecha nun todiel.lu. Pero paecía que ganaría’l terceiru, porque acertóu no corazón del conde, que sangróu abondo. El cuartu fichu podía tirar el centru del cuerpu, pero echóu las flechas al ríu ya foi a onde’l sou padre ya, chorando, glachaba:

— ¡Probe padre mieu! ¡Solu ya muertu outra vuelta polos sous propios fichos!

La sangre del conde nun aparaba de salire ya trasformóu la nieve, que quedóu encarnadísima. Entós, un temblor sutrumíu las almas de tola xente que presenciaba aquel.la terrible estampa ya, como si fueran un solu home, echanon a palos a los tres fichos mayores d’aquel.las tierras ya puxenon como conde al cuartu fichu. Fuera tou namás un instante: un momentu onde se manifestóu esa verdá que val más que la l.lei, la costume ya la convención humana.

El corazón del padre
Comentarios