sábado. 02.07.2022

"El buen patrón" y el glamur de Blachett protagonizan el regreso de los Goya

El director Fernando León de Aranoa y el actor Javier Bardem posan con los Goya conseguidos en la gala de la 36 edición de los Premios Goya. EFE/Biel Aliño.
El director Fernando León de Aranoa y el actor Javier Bardem posan con los Goya conseguidos en la gala de la 36 edición de los Premios Goya. EFE/Biel Aliño.

Fue la noche de "El buen patrón", pero también la del regreso, de los vestidazos en blanco y negro, de los esmóquines rojos con amorosos nombres bordados en la espalda y de la estrella de Hollywood más glamurosa que ha enamorado a Valencia: Cate Blanchett y su flamante Goya Internacional.

Una noche de gala casi normal. Casi. Pero aún del todo no, y se notaba por las mascarillas, los certificados de vacunación y el gel hidroalcohólico, aún estratégicamente colocado en las esquinas más concurridas del Palau de les Arts de Valencia, que acogió el evento.

A pocos metros de la entrada, rodeando la alfombra roja, cientos de fans podían, por fin, volver a hacerse fotos con las estrellas.

Carmen Machi lo resaltó en el discurso con el que empezaba la fiesta: "Hoy es la gala del reencuentro, muchísimas gracias por dejarnos seguir en sus vidas".

Y también fue una de las galas más largas que se recuerdan. Ni los números musicales, con un estreno de C.Tangana, "Te venero", cantada a medias con la joven Rita Payés, ni la actuación de Joaquín Sabina, que eligió la canción "Tan joven y tan viejo" para su reaparición en los escenarios, acompañado por Leiva a la guitarra, lograron dinamizar la entrega de cabezones.

Tras la gala del 2021 en Málaga, sin público y con los nominados en plasmas a causa de la covid, la de 2022 ha recuperado público, alegría y "abrazos pandémicos", como los llama Javier Bardem.

Un Bardem exultante que posó para los fotógrafos con el resto de españoles que, como él, están nominados este año para los Óscar: Penélope Cruz, Alberto Iglesias y Alberto Mielgo, dejando otro momento histórico de los Goya.

Bardem, que ya era el actor español con más premios Goya, se llevó su sexto galardón como actor gracias a "El buen patrón", la cinta de Fernando León de Aranoa, director también de "Los lunes al sol" (2002) con la que el intérprete ya había logrado uno de sus premios.

"El buen patrón", de León de Aranoa fue la ganadora de la noche al lograr seis de los veinte premios a los que optaba, y que fueron los premios "gordos".

Bonito, y entrañable, el deseo de Cate Blanchett de que Penélope gane el Óscar a mejor actriz por "Madres paralelas": "Te lo mereces", le ha dicho, segundos después de asegurar que Pedro Almodóvar tenía "tanto talento que daba asco".

También hubo políticos muy destacados, y también muy glamurosos, desde el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a la vicepresidenta Yolanda Díaz, que acudía por primera vez a la gran fiesta del cine español, al igual que el ministro de Cultura, Miquel Iceta.

Sánchez reconoció que no tenía mucho tiempo para ir al cine, aunque estaba muy al tanto de todas las películas que competían, y Verónica Echegui, Goya como directora del cortometraje "Totem loba" le sugirió al presidente, muy campechana, que viera su película con su mujer y sus hijas porque el tema que trata es "para tomárselo en serio".
El recuerdo de Luis García Berlanga estuvo presente, como no podía ser de otra manera, en estos Goyas valencianos, en los que una de las sorpresas fue que la película de Pedro Almodóvar no se llevara ninguno de los ocho premios a los que estaba nominada.

En el otro extremo, la sorpresa de "Las leyes de la frontera" que, aspirante en seis categorías, hizo diana en cinco.

Hubo un encendido recuerdo para las mujeres afganas de la directora de cine Sharaa Karimi, invitada a los premios, quien pidió "por favor" a todos los cineastas del mundo que alcen su voz en defensa de Afganistán y no reconozcan al régimen talibán.

También se reivindicó, desde el primer premio que se llevó la película "Mediterráneo" -al final, tuvo 3-, el deseo de que este mar "deje de ser una fosa común" para los inmigrantes que intentan alcanzar Europa.

La dulce compositora Zeltia Moltes, ganadora por la música de "El buen patrón", dedicó el premio a "todas las mujeres que no se acuestan por las noches componiendo música" y recodó lo dura que es la composición para ellas. La falta de oportunidades y los largos años de estudio mientras se agudiza la precariedad de su profesión.

Las reivindicaciones feministas empezaron con una sutil Vicky Peña que leyó los nombres de "los" nominados en dirección artística, donde no había ninguna mujer. Y se remataron con un larguísimo discurso la directora de "Valentina", Goya a la cinta de animación, Chelo Loureiro, que tras nombrar a su familia optó por dedicar el premio a "todas las mujeres".

"Maixabel", que se va de Valencia con tres premios Goya, provocó momentos de gran emoción con la auténtica Maixabel Lasa en el Palau, aunque el gran protagonista de la noche fue José Sacristán, adorable en su vergüenza ante los aplausos del público, mientras agradecía a los que "con su confianza en su trabajo" le permiten seguir "arando, sembrando y cosechando". 

"El buen patrón" y el glamur de Blachett protagonizan el regreso de los Goya
Comentarios