martes. 04.10.2022

Botines, el dragón de León seduce a Europa

Es el museo más popular. Con 125.861 visitantes desde junio, Botines recibe hoy el Premio Diario de León al Desarrollo Social y los Valores Humanos. También opta a ser el Mejor Museo de Europa.
                      El tejado con forma de dragón. JESÚS F. SALVADORES
El tejado con forma de dragón. JESÚS F. SALVADORES

Estuvo dormido durante 183 años. El dragón despertó hace cuatro, cuando se transformó en Museo Casa Botines Gaudí. El genial arquitecto catalán usó este animal mitológico en otros edificios, pero ninguno es íntegramente un dragón como Botines: la verja de hierro que rodea el inmueble son las garras; el tejado, las escamas del erizado espinazo; la puerta principal, una gran boca monstruosa y, sobre ella, la estatua de San Jorge y el animal abatido... Hay decenas de estas criaturas legendarias camufladas en el interior de las agujas que rematan las cuatro torres del monumento, como se descubrió el año pasado.

Del letargo, el dragón pasó a la ‘hiperactividad’, una de las claves del éxito del museo. Desde 2017 y con una pandemia de por medio, Botines ha superado los 450.000 visitantes. Es el museo más popular de León y el más mediático: ha generado más de 18.000 noticias desde su apertura. Estas credenciales y su candidatura al ‘Oscar’ de los museos europeos (The European Museum of the Year Award), así como su «indudable contribución al desarrollo social» —según destacó el jurado—, le han hecho acreedor del Premio Diario de León al Desarrollo Social y los Valores Humanos en su decimosexta edición. Fundos, que gestiona el museo, tiene planes muy ambiciosos para la ‘casa del dragón’. En primer lugar, Botines se ha propuesto ser ‘rentable’. Necesita 150.000 visitantes al año. Gaudí es una de las cinco mejores marcas turísticas de España y León pretende sacarle rédito.

Un edificio lleno de secretos

La azarosa construcción de Botines —y los tratos y pleitos con el Ayuntamiento—, la historia de los promotores del edificio, el ‘pantanoso’ terreno de la huerta del rey, como se conocía el solar en el que se asienta y algunos de los secretos que encierra la joya de Gaudí están perfectamente explicados en la primera planta del museo, que abrió en junio completamente renovada. Botines expone de forma permanente 163 obras de arte en la planta dedicada a pinacoteca y otras 20 repartidas por el edificio. Se trata de unos fondos que abarcan 500 años de historia (del siglo XV al XX), heredados de las antiguas cajas de ahorro fusionadas en Caja España. La colección incluye cuadros de Luis de Morales, Goya, Ramón Casas, Madrazo, Sorolla, Dalí, Delhy Tejero, Tàpies, Saura o Chillida.

Visitantes
En menos de cuatro años y con una pandemia Botines ha superado los 450.000 visitantes

En la segunda planta, donde se recrean las viviendas originales del edificio, así como la consulta de un dentista, bajo el título El sueño de la arquitectura, se desvelan las claves de Botines y cómo el cristianismo, la geometría, los dragones, la naturaleza o la vuelta al origen están en la esencia de la obra de Gaudí.

Tras ocho meses cerrado por la pandemia, el museo reabría en junio con otra sorpresa. Un nuevo espacio museístico, ubicado en la ‘buhardilla’, que originalmente fue la casa del portero y los trasteros del edificio y, posteriormente, la sala de juntas de la extinta Caja España. Ahora alberga tres ‘tesoros de papel’ que nunca se habían expuesto, heredados por la Fundación Obra Social de Castilla y León (Fundos). Se trata del archivo de los Condes de Luna, rescatado en 1975 en Francia por el catedrático de la Universidad de León César Álvarez, y los archivos de Amigos del País y de las cajas de ahorros, con los que se puede reconstruir la historia reciente de la provincia. El de los Condes de Luna es uno de los archivos nobiliarios más completos y mejor conservados de España. Una colección de documentos excepcionales del siglo XII al XIX, integrada por mas de mil pergaminos y manuscritos que narran no solo la historia de una de las familias nobles más poderosas del Reino de León, la de los Condes de Luna y los Quiñones, sino buena parte del devenir de esta tierra y de todo el país.

En los próximos meses Botines quiere afrontar la restauración de la fachada del inmueble, que no se ha tocado desde los años 90. Además de la colección permanente, el museo quiere potenciar las exposiciones temporales y las rutas Entorno Gaudí y Ruta Modernista.

                      Un actor ‘clavado’ a Gaudí en la visita teatralizada al museo, a cargo de la compañía Diadres. DL
Un actor ‘clavado’ a Gaudí en la visita teatralizada al museo, a cargo de la compañía Diadres. DL

                      La colección de arte del museo. MARCIANO PÉREZ
La colección de arte del museo. MARCIANO PÉREZ

                      Una de las salas dedicadas a Gaudí. MARCIANO PÉREZ
Una de las salas dedicadas a Gaudí. MARCIANO PÉREZ

                      En la primera planta se explica el edificio. MARCIANO PÉREZ
En la primera planta se explica el edificio. MARCIANO PÉREZ

Botines, el dragón de León seduce a Europa
Comentarios