sábado 23/10/21
Tauromaquia

El personal de la plaza de toros aplaude la afición de Pablo San José

Pablo San José, entre Gustavo Postigo y Felipe Zapico. DL

Aquel niño de Arco de Ánimas que jugaba, también al toro, en el solar que hoy ocupa el Conde Luna, que esperaba hasta las tantas de la madrugada a que llegasen las furgonetas de los toreros («con el botijo blando colgado») al Hotel Regina en las noches de San Juan, que rondaba por el bar La Alcazaba y devoraba las crónicas taurinas, le hizo un guiño a la fortuna. «No debía torear mal de salón, pero lo mío era más de cartel que de ruedo. Me apodaba Josele, el ciclón leonés». Tentó un eral en Rueda. «Me dio un meneo que se me quitaron las ganas». Pero no la afición.

La que han reconocido todos los que durante años han visto a Pablo San José disfrutando en el callejón de la plaza de toros de León, que acaban de rendirle un homenaje. Desde areneros a empresarios, de toreros a alguacilillos, de torileros al capellán. La gente del toro preparó a San José una cariñosa encerrona de reconocimiento y le entregó un cuadro con la firma de cuantos forman parte del universo taurino del Parque. El homenajeado tuvo un recuerdo muy especial para Gustavo Postigo (padre), «que recuperó la Fiesta en León, y la plaza, trajo a grandes figuras,...». Con él, y con Manolo Molés y Antoñete, vivió San José largas noches de tertulias taurinas, que apoyó también en su faceta empresarial. En el recuerdo de todos, de su mano, quienes ya no están: Ricardo Ferradal, Perelétegui, Santiago Luna, Alejandro Conti,...

El personal de la plaza de toros aplaude la afición de Pablo San José
Comentarios