lunes. 27.06.2022
Patrimonio

La puerta oculta de San Isidoro ya está lista para la entrada al museo

Las obras de remodelación avanzan, aunque todavía no hay fecha para estrenar el nuevo acceso ni inaugurar la remodelación

El antiguo paso ahora es una ventana

                      La nueva puerta de acceso al Museo de San Isidoro, en forja de hierro, está aún precintada y hay que entrar por Santo Martino. RAMIRO
La nueva puerta de acceso al Museo de San Isidoro, en forja de hierro, está aún precintada y hay que entrar por Santo Martino. RAMIRO

Las obras del nuevo Museo de San Isidoro avanzan y la nueva puerta de entrada ya está a la vista. Aunque todavía no se puede franquear. De hecho, no existe aún fecha para la inauguración del nuevo museo que lleva ya tres años en obras.

Como indica un cartel que se ha colocado en este nuevo acceso, la entrada al Museo de San Isidoro se mantiene por la plaza de Santo Martino como se viene haciendo desde que se iniciaron las obras.

La antigua entrada al Museo de San Isidoro se ha convertido ahora en un ventanal, tal y como está previsto en el proyecto de reforma del recinto realizado por el arquitecto madrileño Juan Pablo Rodríguez Frade.

ventana
La antigua entrada ahora es una ventana. RAMIRO

La puerta nueva está situada a unos escasos metros de la antigua entrada, por lo que se mantiene la portada de San Isidoro como punto de referencia para el acceso de los visitantes una vez que se estrene.

Lo singular es que en realidad se trata de una puerta que se reabre. No se ha tenido que rasgar el muro, sino que se ha aprovechado el descubrimiento de una monumental entrada que fue cegada hace siglos durante los trabajos arqueológicos.

El Cabildo de San Isidoro, que financia estas obras a través de la Fundación MonteMadrid, lleva la remodelación con gran sigilo. Sólo permitió el acceso a los vestigios arqueológicos que se encontraron en la fase inicial de la excavación y que, según aseguraron en su día, se preservarán a la vista del público como parte del museo.

Se trata de un horno de fundición de campanas y buena parte de los 2.000 años de historia de este enclave, desde época romana a las construcciones civiles y religiosas que representaron el centro de poder del Reino de León.

Estos hallazgos obligaron a rediseñar el proyecto inicial de Rodríguez Frade, autor también de la renovación del Museo Arqueológico Nacional. La reforma del Museo de San Isidoro permitirá casi triplicar el espacio expositivo de 1.200 a 3.200 metros cuadrados.

La puerta oculta de San Isidoro ya está lista para la entrada al museo
Comentarios