viernes. 02.12.2022
En la memoria

La talentosa sombra de Verónica Forqué en León

La actriz madrileña, fallecida ayer, tuvo en los escenarios leoneses una exitosa presencia con indiscutibles obras teatrales
                      Forqué, en 2020, deja su huella para ubicarse en la acera del Bergidum. DL
Verónica Forqué, homenajeada en el Festival de Cine de Astorga, en 2018. MARCIANO PÉREZ Forqué, en 2020, deja su huella para ubicarse en la acera del Bergidum. DL

Aunque en los últimos tiempos se había dejado llevar por el sensacionalismo televisivo, en Verónica Forqué, fallecida ayer a los 66 años, hay una vida de actriz monumental, de apellido referencia del negocio cinematográfico y, ante todo, de talento interpretativo por sí misma. Lo curioso: aún así, esos árboles de horror deberían ahora, de una vez, dejar ver el bosque fructífero que fue, y es, por ejemplo, el tener una serie por estrenar en HBO (pone la voz de Rose en Pobre diablo), y que rodó dos películas: A mil kilómetros de la felicidad y Espejo, espejo, en este 2021. Junto a otros compañeros coetáneos más, Forqué es el nombre propio de una época. Reinventada aún joven, encajó en lo que podría ser el cine de la Movida, y fue capaz de firmar papeles que quedan en la memoria tanto en los platós del cine como en las tablas del teatro, con directores fundamentales y títulos históricos. Sin duda, Forqué hubiera sido un referente ahora en su madurez.

Según cuentan las crónicas contrastadas, Verónica Forqué fue hallada ayer muerta en su casa. Los servicios de urgencia del Summa 112 se desplazaron al domicilio de la actriz en la calle Víctor de la Serna, en Madrid, tras haber recibido un aviso a las 12.50 horas, pero no pudieron hacer nada por su vida. También se desplazaron efectivos de la Policía Nacional. Fuentes de la investigación indicaron a Europa Press que la hipótesis principal de la investigación es que se habría quitado la vida.

                      Verónica Forqué, homenajeada en el Festival de Cine de Astorga, en 2018. MARCIANO PÉREZ

Forqué, en 2020, deja su huella para ubicarse en la acera del Bergidum. DL

Hasta aquí llega el suceso repentino y truculento. Pero, antes, puede hablarse de un errático peregrinaje por programas de ningún vínculo cultural, y sí dedicados al famoseo y el cotilleo a los que ella acudió con la aparente solvencia de quien asegura que ha superado sus propios traumas. Y más adelante, recientemente, Forqué, La Forqué, como se cataloga en el ámbito teatral con el artículo a las grandes de la escena (ella había conseguido serlo), llegó hasta a participar en el reality de entretenimiento Masterchef Celebrities.

Un final abrupto que en su caso deja tanta huella de currante de la escena que en cualquier provincia de España, gracias al teatro, puede percibirse una trayectoria que se basó en el dominio interpretativo en una gran cantidad de títulos. Pepa y Pepe, en televisión; Qué hecho yo para merecer esto, en cine; o ¡Ay! Carmela, en teatro, serían suficiente demostración de su poderío y versatilidad. Pero hay mucho más.

                      En 2006, Forqué junto a Santiago Ramos, representando en León ‘¡Ay! Carmela’. RAMIRO

En 2006, Forqué junto a Santiago Ramos, representando en León ‘¡Ay! Carmela’. RAMIRO

Por supuesto, León fue plaza de su historia de actriz. En 2018, recibió el Premio de Honor del Festival de Cine de Astorga. Se da la paradoja, que ese día declaró: «Lo que me queda es vivir y llegar a vieja con paz». En Ponferrada también recibió el cariño de sus seguidores. Diario de León contaba a través de María Carro, en marzo de 2020, una semana antes de que el mundo se cerrara por pandemia, que unas horas antes de subirse al escenario del Teatro Bergidum como protagonista de Las cosas que sé que son verdad, la actriz había hundido sus manos en el cemento de una placa colocada en la acera del teatro junto con las de Amancio Prada, José Sacristán, Laila Ripoll o Rafael Álvarez El Brujo. Ocurría en ese particular paseo de la fama ponferradino. Y se da la circunstancia de que en 2000 se estrenó como directora teatral con la adaptación de La tentación vive arriba. Ayer, en recuerdo de ese vínculo, el Bergidum depositó una rosa y una vela al lado de su firma. En León capital estuvo de igual forma el año pasado, en la gira de Las cosas que sé que son verdad. En 2004, con Doña Rosita la soltera, dirigida por Miguel Narros, con Julieta Serrano, Alicia Hermida, Roberto Quintana, Ana María Ventura y Fernando Sansegundo, agotó entradas en el Auditorio de León. Y en septiembre de 2009, con Miguel Rellán, pisó las tablas del Bergidun con La abeja reina. 2006 fue otro gran año para el León de Verónica Forqué, ya que el éxito también de Narros de ¡Ay! Carmela pasó por el Bergidum y el Auditorio.

Hay que remontarse a 1987 para recordar Bajarse al moro, cuando visitó la provincia junto a Jesús Bonilla. En cine, cuatro Goya la contemplan en interpretaciones memorables como las de La vida alegre, Kika, Moros y cristianos o El año de las luces.

FORQUEEl Bergidum depositó una rosa y una vela al lado de su firma. L. DE LA MATA

La talentosa sombra de Verónica Forqué en León
Comentarios