sábado. 03.12.2022
holding IAG

La caída de la libra reduce los beneficios de IAG

El hólding aéreo ganó 1.952 millones en el 2016, pero tuvo un efecto cambiario adverso de 460 millones
Aviones de Iberia y Vueling en Barajas en noviembre.

El holding IAG, que engloba a Iberia, British Airways (BA), Vueling y Aer Lingus, registró un beneficio neto de 1.952 millones de euros en 2016, lo que supone un incremento del 28,8% respecto un año antes, pese a la devaluación de la libra esterlina tras el 'brexit', según ha informado la compañía, que llevará a cabo este año una recompra de acciones de 500 millones de euros. "Nuestro rendimiento se vio afectado por un efecto cambiario adverso de 460 millones de euros, debido, en concreto, a la devaluación de la libra esterlina tras el referéndum británico", ha subrayado el consejero delegado de IAG, Willie Walsh, quien ha apuntado que, a pesar de esta circunstancia, la compañía ha realizado avances positivos y ha aprovechado los logros de sus primeros cinco años.

El beneficio de las operaciones antes de partidas excepcionales se situó en 2.535 millones de euros en 2016, lo que supone un incremento del 8,6%. Los ingresos totales cayeron un 1,3%, hasta 22.567 millones de euros, al tiempo que los ingresos unitarios de pasaje del ejercicio disminuyeron un 5,4% a tipos de cambios constantes.

En el cuarto trimestre, la compañía logró un beneficio de las operaciones antes de partidas excepcionales de 620 millones de euros, por encima del beneficio de las operaciones de 530 millones de euros del año pasado, con una mejoría en su tendencia subyacente de ingresos de pasaje. "Han sido unos buenos resultados en un entorno difícil", ha subrayado el consejero delegado de IAG, quien ha añadido que en el 2016 la compañía ha llevado a más de 100 millones de pasajeros, el doble del número que British Airways e Iberia llevaron en el 2010, un año antes de que se fundara IAG.

RECOMPRA DE ACCIONES
Walsh ha anunciado además que a lo largo de 2017 la compañía tiene la intención de llevar a cabo una recompra de acciones de 500 millones de euros que se podría implementar a través de uno o más programas de recompra de acciones. "Tenemos una gran confianza en las perspectivas de futuro de IAG y vamos a incrementar la rentabilidad de efectivo a nuestros accionistas", ha afirmado.

"Estamos comprometidos en proporcionar un dividendo sostenible para nuestros accionistas", ha subrayado. Por ello, el consejo de administración propondrá un dividendo final para los accionistas de 12,5 céntimos de euro por acción, lo que se traduce en un dividendo anual de 23,5 céntimos de euro, previa aprobación de los accionistas en la junta general ordinaria de junio. 

La caída de la libra reduce los beneficios de IAG
Comentarios