martes 17/5/22

Rusia hurga en las tensiones del Gobierno y afirma que España quiere la escalada militar

La portavoz del Gobierno evita la confrontación con su socio pero remarca que «la paz es tarea de todos»

El Gobierno de Vladimir Putin ha lanzado un dardo envenenado a Pedro Sánchez a través de su embajada en Madrid justo cuando los socios de la coalición gubernamental han exteriorizado sus roces por el papel que ha de desempeñar España ante el conflicto en la frontera con Ucrania. «Hemos propuesto la desescalada y a cambio recibimos aumento de la presencia militar de la Otan en las fronteras de Rusia, y, como señalan los expertos, España se distingue especialmente por su deseo de contribuir», publicó la embajada a última hora del lunes en su cuenta de Twitter.

El ala socialista del Ejecutivo ya mostró su malestar con Unidas Podemos y su exsecretario general, Pablo Iglesias, después de que este arremetiera contra la ministra de Defensa, Margarita Robles, por argumentar que el principal objetivo de la Otan es el mantenimiento de la paz y de que los morados respondieran con un ‘no a la guerra’ al anuncio de que se enviarán buques y cazas al Este de Europa. «En el ‘no a la guerra’ estamos todos pero no podemos mirar hacia otro lado», replicó la propia Robles. El portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, insistió ayer en sus críticas y, también en su cuenta en Twitter, comparó a la ministra de Defensa con el José María Aznar «de las Azores» (la reunión en la que se cocinó la declaración de guerra al régimen iraquí encabezado por Sadam Hussein en 2003). Los socialistas, sin embargo, quieren evitar a toda costa que las tensiones internas, que atribuyen más a una teatralización de sus socios que a un conflicto real, se amplifiquen y, aunque la ministra de Defensa todavía replicó en la Ser a las invectivas de Iglesias, tertuliano en la misma cadena de radio, la portavoz del Consejo de Ministros, Isabel Rodríguez, evitó a entrar al trapo.

Rodríguez aseguró que la misma «contención» que reclama a los demás en sus declaraciones sobre la crisis en la frontera de Ucrania se la exige a sí misma. Y con ese argumento eludió también replicar a la provocación rusa. «España —dijo cuando se le preguntó por el mensaje de la embajada— es un país de paz y lo que estamos defendiendo es que la paz es tarea de todos y todos somos importantes para lograr ese objetivo».

El partido mayoritario del Gobierno lleva días asegurando que tanto España como el conjunto de la UE dan prioridad a la vía diplomática y que el envío de tropas anunciado la semana pasada responde a compromisos con misiones internacionales en curso, no es nada que no se viniera haciendo hasta ahora y fue aprobado ya en un Consejo de Ministros del pasado 21 de diciembre.

Unidas Podemos replica, en cambio, que solo gracias a sus protestas el mensaje del Ejecutivo se centra ahora en el diálogo. Más allá de esa cuestión, no obstante, entre los socios hay una discrepancia más de fondo sobre la propia participación de España en la Otan y el secretario de Estado para la agenda 2030 y secretario general del Partido Comunista, Enrique Santiago, es quien lo ha evidenciado de manera más clara. En una entrevista en TVE, argumentó que es Europa la que tiene que construir un proyecto de convivencia con Rusia sin injerencias de «otras potencias» que tienen, dijo, «intereses estratégicos» distintos.

Los socialistas no solo están cómodos en la Otan sino que conceden una gran importancia a que España vaya a actuar como anfitriona de la próxima cumbre de la organización el 21 y 22 de junio y reivindican con profusión el protagonismo de Sánchez en el ámbito internacional.

El hecho de que, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, no lo incluyera en la videoconferencia que mantuvo el lunes con algunos de sus principales aliados europeos para coordinar una respuesta a la crisis que tiene en vilo a medio mundo ha empañado ese discurso, pero la Moncloa activó ayer sus resortes a fin de rebatir que esa exclusión implique que España no cuenta.

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, remarcó que ese tipo de encuentros tienen un protocolo tasado y que en ellos solo participan los países europeos que pertenecen al G7, la secretaría general de la Otan, la Comisión Europea, el Consejo Europeo y la presidencia de turno de la Osce, que en este caso corresponde a Polonia.

Rusia hurga en las tensiones del Gobierno y afirma que España quiere la escalada militar
Comentarios