miércoles 25/5/22
                      Gabriel Boric junto al diputado Giorgio Jackson y la jefa de su campaña Izkia Siches. ELVIS GONZÁLEZ
Gabriel Boric junto al diputado Giorgio Jackson y la jefa de su campaña Izkia Siches. ELVIS GONZÁLEZ

El presidente electo de Chile, Gabriel Boric, mantuvo ayer una reunión con el actual mandatario del país, Sebastián Piñera, ante el que se comprometió a dar «lo mejor» de sí mismo ante el «tremendo desafío» de liderar el país.

Piñera y Boric sostuvieron una conversación por videoconferencia que fue retransmitida por los medios de comunicación del país después de que el candidato de izquierdas se haya impuesto a su rival ultraderechista José Antonio Kast en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

«Es un honor para mí poder hablar con usted y por este medio dirigirme a todos los chilenos que nos están escuchando, y quiero que sepa usted y la gente, que voy a dar lo mejor de mí para estar a la altura de este tremendo desafío y de que nuestro país saca lo mejor de sí cuando nos unimos en pos de los grandes desafíos, y esa va a ser mi línea de acción», dijo Boric.

El nuevo líder chileno dijo que actuará como «el presidente de todos los chilenos» pues «es importante interpretar a todos y los acuerdos deben ser entre toda la gente, y no entre cuatro paredes».

El presidente electo puso en valor la llamada de Piñera, pues considera «importante respetar las tradiciones» del país. Del mismo modo, informó que había conversado también con Kast, a quien le agradeció el gesto. «Eso me parece que habla muy bien de Chile, de nuestra democracia, y es algo que tenemos que mantener, reforzar y cuidar entre todos», añadió Boric.

Boric se dirigió al país en el que ha sido su primer discurso como presidente electo de Chile, y remarcó la importancia de lograr «acuerdos amplios», así como avanzar hacia «cambios estructurales» con «responsabilidad fiscal».

«Hemos llegado hasta aquí con un proyecto de gobierno que puede sintetizarse en pocas y simples palabras: avanzar con responsabilidad en los cambios que Chile viene demandando, sin dejar a nadie atrás», señaló Boric.

El futuro presidente chileno avanzó que su gestión apuntará hacia «convertir lo que algunos entienden como bienes de consumo en derechos sociales», así como «garantizar una vida más tranquila y segura», y «profundizar las libertades de todos».

Remarcó que en su nuevo gobierno «las mujeres no retrocederán en los derechos y libertades que han logrado a lo largo de la historia».

«Me siento heredero de una larga trayectoria histórica, la de quienes, desde diferentes posiciones, han buscado incansablemente la justicia social, la ampliación de la democracia, la defensa de los Derechos Humanos, la protección de las libertades. Esta es mi familia grande, a la que me gustaría ver de nuevo reunida en esta etapa que ahora iniciamos», dijo.

EL PRESIDENTE ELECTO MAS JOVEN

Boric se consagró ayer como presidente electo de Chile con cerca de un 56 por ciento de los votos frente a Kast, quien aglutina algo más del 44 por ciento con el escrutinio cerca del cien por cien.

El candidato de izquierdas, de 35 años de edad, se convierte así en el presidente electo más joven de la historia de Chile, así como el más votado en una segunda vuelta de elecciones presidenciales.

La jornada electoral también tuvo tintes históricos, pues logró movilizar a una cifra récord de votantes —más de 8,3 millones de chilenos—, en la que ha sido como la participación más alta de unos comicios desde que entrase en vigor el voto voluntario en el año 2012.

El triunfo de Boric relanza a una nueva izquierda en América Latina