sábado 07.12.2019
LAS OBRAS DE ¿INTEGRACIÓN?

El barrio del Crucero se resiste a quedar encajado frente a un muro

El remate del paseo ferroviario entre pantallas de hormigón disgusta a los vecinos de la zona 
Una parte de las edificaciones afectadas por el nuevo ornamento urbano que complementa la integración del tren. MARCIANO PÉREZ
Una parte de las edificaciones afectadas por el nuevo ornamento urbano que complementa la integración del tren. MARCIANO PÉREZ

La integración del tren en León lleva aparejada una transformación urbanística de calado para la zona oeste de la ciudad.

Esa parte que vivió de espaldas a la vía y ahora no quiere perder la oportunidad que significa ponerse de cara a la pasarela que abre la reforma de la estación pasante. Los vecinos del Crucero toman posiciones para reivindicar una adaptación decorosa del entorno, que resulte plástica y mejora la presencia de esa balconada lineal que forma la secuencia de edificios del patio trasero de la calle Astorga.

Ese tramo del legendario barrio ferroviario de León no se va a resignar a quedar atrapado detrás de una solución de hormigón, de las pantallas murales que escoltarán en superficie el paso deprimido del tren, por la traza que ahora se acondiciona en la salida norte noroeste de la estación leonesa.

Las reivindicaciones ante Adif se centran en las soluciones para las casas de ladrillo y Quebrantos

Se acentúa la reivindicación en torno a tres puntos afectados por la transformación; en las soluciones dispuestas para el paso por la calle Quebrantos; en el ornamento de la fachada de las casas de ladrillo próximas a la intersección con Doctor Fleming que cubre el pasillo del tren; y un espacio abierto en forma de plaza, sobrante de la reforma, que cabe en esa inmediación, si se atiende a las demandas y desvelos vecinales, interesados en embellecer la calle que resulte de esta cierre de la brecha del ferrocarril.

Hay un paseo en ciernes por el que el colectivo vecinal del Crucero está dispuesto a dar la batalla ante Adif, ante el Ministerio de Fomento, para que en los remates del proyecto no resulte perjudicado el barrio leonés, que se resiste a quedar atrapado entre muros de cemento.

 

El avance de la obra deja ver el grueso del nuevo escenario urbano que va a permitir a la ciudad pasean sobre el cauce ferroviario. Después de retrasos sucesivos en la obra que encaja las vías desde la calle Velasquita hasta la nueva estación pasante subterránea de Adif en León, en el Ministerio de Fomento se ve con optimismo la posibilidad de terminar la reforma antes del próximo verano.

El barrio del Crucero se resiste a quedar encajado frente a un muro