viernes. 02.12.2022
undefined
Diez, a la derecha, presentó la medida junto al edil de Hacienda, Carmelo Alonso. FERNANDO OTERO

Pese a no atender la petición de los empresarios y oposición de que rebaje los tributos, el alcalde, José Antonio Diez, sí que se aprestó esta mañana a apuntarse como propia la propuesta de bonificación del IBI a las viviendas que están en placas solares, como había solicitado Ciudadanos, aunque sólo del 25% y no del 50% como planteaba la formación naranja.

El regidor anunció en una convocatoria de prensa la medida para “ayudar a las familias y la sostenibilidad“, aunque tuvo que admitir que los beneficiarios no podrán notar la disminución en su recibo hasta el año 2024.

La aplicación tendrá carácter retroactivo pero condicionada a los tres ejercicios máximos de rebaja desde la colocación de los paneles que apunta la bonificación. Como consecuencia, afectará a aquellos edificios que hayan puesto las placas en 2021, que tendrán un año de rebaja, a los de 2022, que gozarán de la gracia durante dos, y a los de 2023, que contarán con el total de descuento.

Pese a esta bonificación, Diez desoye el llamamiento a la bajada de impuestos que solicitaban los empresarios y la oposición

Sin mencionar que la propuesta partía de la moción presentada por Cs, Diez sí que agradeció “el respaldo y apoyo de todas las formaciones políticas”, así como “el trabajo” de los técnicos municipales para sacar adelante la modificación de la ordenanza fiscal para que se apruebe y se publique en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) como tarde el 31 de diciembre. No apremia tanto el plazo para la otra bonificación prevista, que reducirá el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (Icio) también un 25% a las viviendas que soliciten licencia para la colocación de los paneles solares.

En su discurso, Diez insistió en que la medida "especialmente pretende ayudar a familias, contribuir a la sostenibilidad y aminorar la carga impositiva del IBI". Aunque se hará sin tocar el tipo impositivo, que hace que sea la novena capital de España con la cifra más alta desde que el PSOE, en 2008, lo incrementó un 28%, aunque luego tuvo que devolver los 3,3 millones del incremento del primer ejercicio porque los tribunales anularon la efectividad de la publicación de la ordenanza fiscal para ese año.

La bonificación, de acuerdo al texto aprobado en la comisión informativa de Hacienda, tendrá "un límite máximo de 200 euros, durante los tres períodos impositivos siguientes al de la finalización de su instalación", para "las edificaciones con uso catastral residencial destinadas a vivienda habitual en las que se hayan instalado sistemas para el aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía proveniente del sol». No se aplicará de manera automática, sino que tiene "carácter rogado", lo que implica que tendrán que solicitarlo una vez puesta en funcionamiento la instalación y antes, en todo caso, del 1 de enero del ejercicio en el se vaya a consumar el descuento.

La redacción de la ordenanza define que como vivienda habitual "se presume aquella unidad urbana de uso residencial en la que figure empadronado el sujeto pasivo desde un año antes, al menos, a la solicitud del beneficio fiscal, lo cual se acreditará a través del Padrón municipal de habitantes, y sin que pueda concederse más de una bonificación en el caso de que fueran varias las viviendas de que dispusiere». No cuadran en ese concepto a efectos de la bonificación «las plazas de garaje, los trasteros o cualquier otro elemento análogo, siempre que estén considerados catastralmente como unidades independientes".

Los paneles colocados en 2021 tendrán un año de rebaja; los de 2022, dos años; y los de 2023 y posteriores, tres

No hay una estimación de beneficiarios aún, aunque el concejal de Hacienda, Carmelo Alonso, apuntó que en la provincia existen unas 900 viviendas con este tipo de instalaciones. A la espera de los que se presenten, en el listado de favorecidos se incluirán tanto las casas independientes como aquellos "edificios sujetos al régimen de propiedad horizontal", en los que "la regulación específica de la concesión colectiva del beneficio fiscal respecto a la instalación de estos sistemas" se condicionará a "la aportación de la relación de los propietarios de viviendas habituales partícipes de la instalación, y del acuerdo de reparto de los respectivos coeficientes".

El articulado de la ordenanza fiscal reseña que «será necesario que los sistemas de aprovechamiento térmico instalados dispongan de una superficie mínima de captación solar útil o área de apertura de 4 metros cuadrados por cada 100 de superficie construida, en los sistemas para el aprovechamiento eléctrico una potencia mínima de 2,5 kilovatios por cada 100 metros cuadrados de superficie construida o, en el caso de los paneles híbridos, una superficie de 3,2 metros cuadrados por cada 100 de superficie construida». Dentro de las condiciones se apostilla además la "determinación de un importe máximo de la bonificación total acumulada durante todo el periodo bonificado, cifrado en el 20% del coste final (IVA incluido) de la instalación".

Diez se apunta la rebaja del IBI por placas solares que propuso Cs
Comentarios