miércoles 25/5/22
El Polígono 10, una de las doce zonas que esperan el plan de refuerzo desde hace una año. MARCIANO PÉREZ
El Polígono 10, una de las doce zonas que esperan el plan de refuerzo desde hace una año. MARCIANO PÉREZ

Hace más de un año que se aprobó que se haría, pero todavía no han pasado siquiera la fase de contratación. Pese al informe del jefe del servicio de Gestión Energética que revela que la iluminación de la ciudad está un 38% por debajo de los niveles auditados y mínimos precisos, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de León continúa sin ejecutar el proyecto para reforzar el alumbrado en las zonas de sombra que se habían identificado después de la puesta en funcionamiento del contrato de externalización por el que se pagarán 20,58 millones de euros en 20 años. Su definición se hizo incluso antes de las mediciones en las que se demostró que hay calles que tienen menos de la mitad de los niveles de luminosidad legal, mientras se acumulaban las quejas vecinales que aún esperan solución.

El proyecto mantiene trabado el crédito de 409.000 euros, en el que el Ayuntamiento aporta el 25% con recursos propios y el resto se fía al Fondo de Cooperación Local de la Junta. La partida, como se detalló en la documentación enviada a la administración autonómica para justificar la subvención, fija sus principales puntos de intervención en Padre Isla, Ejido, Santa Ana, José Aguado, El Crucero, La Serna, Puente Castro, San Claudio, Mariano Andrés, Polígono 10, La Torre y La Palomera. Pero el plan para «dotar de las condiciones adecuadas de iluminación», como se reseñó en el documento firmado por los servicios técnicos en marzo del pasado año, no ha tenido ni una sola actuación de las que se especificaban como necesarias para mejorar el alumbrado público y que contribuyeran a «un ahorro energético de, por lo menos, un 50%».

La inacción del Ayuntamiento de León deja colgado todo el programa de intervenciones que se detallaba en el proyecto. El documento especifica que en Padre Isla se colocará un nuevo báculo de 14 metros en la isleta central de la confluencia de Álvaro López Núñez. En esta misma avenida se prevé instalar soportes para las luminarias desde la altura de la calle Dama de Arintero hasta Obispo Vilaplana «en la acera de los impares», ya que ahora solamente hay luces «en la acera de los pares», aunque la ejecución de esta parte concreta ahora podría incluirse en la reforma urbanística, anunciada esta misma semana por el alcalde, que reducirá a un carril de circulación la vía, dejará la calzada al nivel del acerado y ampliará el espacio peatonal en el tramo del antiguo 18 de Julio.

Los beneficios del plan alcanzaban a más zonas donde tampoco ha llegado. El documento marca que se ubicarán dos báculos de 14 metros en las isletas centrales de la rotonda de la calle La Granja con la avenida Real del Ejido y otro frente al IES Giner de los Ríos, que se reforzará en la calle Murillo, «para mejorar el alumbrado de la acera del parque» de los Reyes Leoneses, y que se colocará cuatro farolas en «la rotonda ovalada central y la fuente de Santa Ana». Nada de eso se ha hecho. Al lado, en el Polígono 10, se encuadra una de las partidas más amplias para las nuevas farolas en el entorno del pabellón Margarita Ramos, en el jardín y en la pista de patinaje. Los vecinos siguen a la espera.

Al otro lado de la ciudad, se plantea mejorar las condiciones en los terrenos de Renfe, que «están muy oscuros», por medio de la instalación de farolas en la acera que da hacia la estación del tren, desde el cruce de la calle Ramón Calabozo hasta la rotonda de la avenida de Palencia, y en el entorno del parque de la calle Ana Mogas. La identificación de zonas de sombra atenderá también a la acera del colegio San Claudio, frente al colegio mayor San Isidoro, para que las nuevas luminarias den servicio al patio y a la calle Jesús Rubio. La misma necesidad que se reseña en la calle Isoba, al sur de los campos de fútbol del Golpejar de Puente Castro, y en la zona de La Serna cercana a la intersección de Villaobispo.

Dentro del plan municipal, la mayor actuación se planifica en la confluencia de La Torre y La Palomera. Hay reservados 99.000 euros para las calles Hayedo, Sabinar y Profesor Gaspar Morocho, para el parque de la Alameda, y para la zona central del parque que enmarcan Coriscao, el paseo de Quintanilla y la avenida de la Universidad. Aunque con menor factura, el plan deja pendiente todavía cubrir las necesidades en las inmediaciones de Mariano Andrés, donde se encargan nuevas farolas para la plaza Balanzategui, las calles Gijón y Juan de Juni, Las Ventas, Torquemada y la peatonal entre Cornión y Cepeda.

León bloquea el plan para las zonas oscuras del alumbrado pese a la baja iluminación