sábado 29/1/22

Tres millones de euros es la partida aprobada ayer por el Consejo de Gobierno de la Junta para la construcción de un nuevo edificio más sostenible para el Centro de Supercomputación de Castilla y León, ubicado actualmente en el edificio Crai-TIC de la Universidad de León, que es patrono de la fundación junto con la Consejería de Fomento. Desde la Junta precisan se tratará de un edificio de una sola planta y una superficie útil aproximada de 1.800 metros cuadrados con los requisitos técnicos específicos para albergar en el futuro el supercomputador Caléndula. La instalación tendrá una cubierta fotovoltaica, con sistemas de climatización eficientes, iluminación natural indirecta, zonas técnicas que alberguen las máquinas y servidores y zonas auxiliares para la refrigeración y la transformación eléctrica, a fin de mantener los equipos a la temperatura adecuada, garantizando así un menor consumo energético y reduciendo de forma importante la huella de carbono.

La motivación para la construcción de este nuevo centro se debe a que, desde su constitución en 2008, Scayle «ha incrementando progresivamente la cantidad, relevancia y capacidad de los servicios prestados a empresas y administraciones públicas», especialmente desde su adhesión, en 2015, a la Red Española de Supercomputación, experimentando un importante crecimiento de la demanda de servicios de cálculo. Las expectativas apuntan a un mayor crecimiento en los próximos cinco años, como consecuencia de la puesta en marcha de dos proyectos de modernización y ampliación del propio centro y la Red de Ciencia y Tecnología de Castilla y León, financiados, con casi 15 millones de euros, con cargo a los fondos europeos Next Generation y que permitirá un fuerte incremento del volumen de los equipos, de la plantilla de la fundación y del espacio físico necesario, por lo que las dependencias de que dispone resultan insuficientes.

El objetivo, como ya adelantaron fuentes de la consejería, es que el nuevo edificio siga estando en el entorno del Campus de Vegazana de la Universidad de León, muy próximo a su actual ubicación.

La nueva sede de Caléndula costará tres millones y será más sostenible
Comentarios