sábado 21/5/22
undefined
Los vecinos exigen que se obligue a dar una solución al estado del molino del Bernesga. DL

Con el acento sobre su «descontento e indignación», la asociación de vecinos Juan Nuevo, de Armunia despacha la nueva carta en la que dan traslado de «las numerosas carencias que la pedanía padece». El escrito surge como consecuencia de que «las constantes reuniones con el Ayuntamiento de León no se han traducido en dar respuesta a las demandas que siguen sin atenderse», ni tampoco «la insistencia en pedir estas mejoras en las reuniones mantenidas con la Concejalía de Participación Ciudadana» ha pasado del «fracaso». «Son muchos no los caprichos sino las necesidades que precisan de solución real», remarcan desde el colectivo como prólogo para un listado de reivindicaciones en el que se incide en la falta de mantenimiento, el abandono del patrimonio y la acumulación de basura sin recoger. 

El escrito no pierde la ocasión de apuntar que «la urbanización de la calle Calvo Sotelo», recién anunciada por el alcalde, «llegará con años de retraso». Pero mientras se les intenta «consolar con una de las muchas necesidad que sufren», no se resuelven «los demás problemas». Entre ellos reclaman que «se cese o dimita el pedáneo», a quien acusan de «camuflar las cuentas de la junta vecinal, que son públicas», después de que «Armunia haya perdido más de 200.000 euros» por no haber «justificado la subvención, algo irregular e ilegal», pero que el alcalde José Antonio Diez no evita porque «es de su mismo partido».

A partir de este punto, la asociación Juan Nuevo incide en que «sigue sin limpiarse el tramo de la presa del Bernesga a su paso por el molino». El edificio del molino «está en un estado de abandono vergonzoso sin que el Ayuntamiento obligue a dar una solución de mejora» a  un inmueble que «es patrimonio histórico del pueblo». En la misma línea, los vecinos alertan de que «el edificio de las antiguas escuelas de Padre Manjón, sede de las asociaciones, está en pésimo estado al tener graves problemas de humedad, goteras y un tejado de uralita que ha sobrepasado su vida útil originando posibles desprendimientos de fibras peligrosas».

En el listado, el presidente del colectivo, José Luis Moreno de la Puente, se para a advertir de que «las aceras de la calle Padre Manjón se encuentran en pésimo estado y sin solución», que «la pista deportiva es inexistente y está destruida totalmente por una falta de mantenimiento grave, así como el edificio mismo», y que «el parque sufre un abandono con falta de acera y protección». En esa zona, el colectivo vecinal critica que «el propio Ayuntamiento acumula basuras y restos de las podas y siegas, que se ha reiterado al servicio de jardines sin hacer nunca caso a los vecinos», lo que ha creado por parte del consistorio «un vertedero que sólo lo intenta solucionar con un cartel». 

Los vecinos recuerdan además que «Armunia sufre los dos últimos pasos a nivel de la ciudad de León», que generan «un tráfico por el pueblo negativo sin que el Ayuntamiento y el Adif acuerden una inversión para eliminarlos». No hay respuesta tampoco, se quejan, a su propuesta para «hacer un aparcamiento junto al cementerio».

Los vecinos de Armunia se quejan de su abandono