viernes. 01.07.2022

Según el balance de Sacyl, los hospitales de León y El Bierzo han ido acumulando cada vez más pacientes en el fichero quirúrgico a lo largo de 2021 hasta generar una bola de 10.365 enfermos pendientes de operarse (6.949 en León y 3.891 en Ponferrada), frente a los 6.434 con que se cerró el documento en 2020. Un 61% más que la Consejería de Sanidad justifica en las sucesivas olas covid y en las especialísimas circunstancias que se han vivido con la pandemia. A ellos se suman otras 2.200 personas que rechazaron una cirugía en la fecha prevista y que vuelven a incorporarse a la lista quirúrgica y otros 1.100 que no pudieron programarse. La situación de atasco se complica aún más en Traumatología. Así que los leoneses que quieran intervenirse de una rodilla o una cadera deben armarse de paciencia porque si tienen suerte la media para pasar por quirófano será de más de ocho meses (239 días), pero si no la tienen, la llamada del hospital puede enquistarse como le ocurre a 587 pacientes que llevan aguardando su intervención más de un año. Se trata de la especialidad con mayor número de usuarios en espera (2.393), seguido de oftalmología (1.686), aunque las intervenciones de ojos se resuelven de forma bastante rápida, antes de 75 días, al disponer de dos quirófanos. Dermatología es una de las pocas áreas que van como la sede con solo 40 ciudadanos en su lista de espera, que se resuelven en poco más de un mes (40 días), junto con cirugía cardíaca, donde la urgencia de las intervenciones prima y solo acumula 47 enfermos en su lista que entrarán a quirófano también antes en mes y medio. En cuanto al tiempo de espera para entrar a quirófano en ambos hospitales de la provincia se sitúa en conjunto en casi 4,5 meses (134,5), con 166 días en León y 128 en Ponferrada. La nota positiva es que ese calendario se ha rebajado en doce días frente a 2020. Otro dato revelador del atasco es el de consultas externas, donde figuran 43.039 personas que están pendientes de una primera consulta (27.476 en León con una espera media de 45 días.

El virus impulsó un 61% el fichero quirúrgico de otras patologías