viernes. 01.07.2022

El cambio del trazado del gasoducto León-Oviedo pasa el impacto ambiental

El proyecto pretende evitar los corrimientos de tierras entre Villamanín y Lena
                      Obras de construcción del gasoducto en 1999. NORBERTO
Obras de construcción del gasoducto en 1999. NORBERTO

El proyecto para cambiar el trazado del gasoducto León-Oviedo en la cordillera Cantábrica ya tiene aprobada la Declaración de Impacto Ambiental (DIA). La iniciativa, promovida por Enagás, afecta al recorrido de las instalaciones entre los municipios de Villamanín y Lena y su ejecución responde a la necesidad de evitar que los corrimientos de laderas que se producen en la zona no afecten a la infraestructura de transporte de fluido.

La declaración publicada el pasado lunes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) recoge que el principal impacto del proyecto se producirá en la fase de obras sobre la cubierta vegetal por desbroce y tala de la superficie de la pista de trabajo para la apertura de la zanja y el paso de la maquinaria.

El proyecto afectará a una superficie total de 38.996 m² de hábitats de interés comunitario pertenecientes a la Red Natura 2000. También se afectará a 1.248 m² de vegetación de ribera y 408 m² de vegetación de lindero. «Se trata de un impacto negativo y directo, que puede tener efectos acumulativos y sinérgicos por las consecuencias sobre el resto de los factores del medio, en especial sobre la fauna, que se verá afectada por la alteración de sus hábitats y molestias», recoge la DIA. La afección más intensa del proyecto se producirá sobre la masa forestal de hayedo, hábitat potencial del oso pardo y del urogallo cantábrico, ambas especies en peligro de extinción, aunque «no es probable que por su localización y características el proyecto pueda afectarlas de forma apreciable».

Entre otras medidas compensatorias y preventivas, el proyecto deberá incluir la plantación compensatoria y su mantenimiento en los años posteriores, sobre una superficie que al menos será de 6,5 veces la superficie de hayedo talada, localizada en un área en que las posibilidades de éxito de la plantación sean máximas, según se estima en el impacto ambiental, que añade que el cronograma de las obras se deberá ajustar para evitar molestias a la fauna en sus épocas más vulnerables.

El cambio del trazado del gasoducto León-Oviedo pasa el impacto ambiental
Comentarios