jueves. 30.06.2022
Campo

La Junta estudia qué hacer con las 600 vacas afectadas ahora por turbeculosis

La Consejería de Agricultura decidirá tras los informes técnicos llegados desde León
                      Un grupo de vacas en el paraje de Hormas correspondiente a explotaciones de Riaño. CAMPOS
Un grupo de vacas en el paraje de Hormas correspondiente a explotaciones de Riaño. CAMPOS

La Junta de Castilla y León ha informado que se va a estudiar el caso de las tres explotaciones ganaderas que se han visto afectadas por varios casos positivos de tuberculosis tal y como ya sucedió en el caso de la explotación ganadera de Lario cuyas reses han sido indultadas. Estas tres explotaciones de Riaño cuentan en total con más de 600 reses que llevan días inmovilizadas hasta que se tome una determinación.

El caso de los positivos se produjo en el matadero donde tres reses dieron positivo. Reses que eran de dos de las explotaciones. No obstante se han visto afectadas las tres explotaciones dado que al ser de tres hermanos comparten pastos.

Se recuerda que en el caso de Lario se tomó la determinación en base a los datos epidemiológicos que no hacía falta sacrificar todo el ganado y «ahora pasa lo mismo. Se está estudiando». La resolución final llevará tiempo si bien la decisión final se tomará en Valladolid en la consejería de agricultura siempre en base a los informes técnicos que lleguen desde León. Pero todo va a quedar supeditado a lo que se decida desde la dirección general de agricultura.

Todos los ganaderos siguen apuntando en que la causa son los animales salvajes dado que las explotaciones ganaderas no mantienen contacto entre ellas. «Lo que habría que hacer es analizar a los animales salvajes como jabalíes, venados y otros». Esta explotación de Riaño había hecho hace ya siete años un vaciado total y había incorporado reses sanas y sin embargo han vuelto a dar algunas positivas en tuberculosis.

Respecto a los saneamientos aún están pendiente de que se realicen a más explotaciones y a las reses de los trashumantes que llevan los animales a los puertos que han contratado en la montaña de Riaño. Aún pueden aparecer más casos por ello considera el sector ganadero que la solución no puede ser el vaciando ya que se acabaría con toda la cabaña ganadera de esta montaña leonesa.

En lo que coinciden todos los ganaderos es que se maten las reses que den positivo en tuberculosis y se hagan nuevas pruebas al resto de las reses tal y como se había hecho hasta hacer poco. Mientras las 140 reses de Lario ya disfrutan con la seguridad de que no van a ser sacrificadas. Hace concretamente una semana tenían que haber entrado en el matadero pero fue ayer cuando su propietario el ganadero de Lario Daniel Puerta firmó el indulto en la unidad veterinaria de Riaño. Las vacas ya están en unos pastos controlados u cercados para evitar el contacto con otras reses. «Es como han estado siempre ya que mis reses nunca han mantenido contacto con otras reses ni han compartido pastos con otras explotaciones», según Puerta. Los animales permanecerán unos meses en pastos que lindando con Polvoredo y Liegos. «Los puertos que tenemos en el paraje de Valdosín por encima de La Uña, ahí no puedo ir con las reses. Pero no hay ningún problema ya que dispongo de bastante terreno en Lario para que pasen todo el verano».

Las reses de tienen que esperar unos meses hasta que se las haga un nuevo saneamiento que se espera que se produzca en el mes de julio. La prueba será la gama interferón y dado que fueron analizadas en marzo hay que esperar como mínimo tres meses para evitar que a las reses no les quede restos de la anterior prueba.

La Junta estudia qué hacer con las 600 vacas afectadas ahora por turbeculosis
Comentarios