martes. 28.06.2022
undefined
El osezno, en el centro de recuperación de Valladolid. DL

El pequeño oso localizado por un vecino el pasado 22 de mayo en un camino de Igueña, y que fue trasladado en estado crítico al Centro de Recuperación de Especies Silvestres (CRAS) de Valladolid, se encuentra en estos momentos “estable y recuperándose”, según han confirmado fuentes de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Vivienda.

Se trata de una buena noticia, dado que el osezno, que fue encontrado en estado de shock, muy deshidratado y con muy poca condición corporal, sufrió la semana pasada una recaída y se llegó a temer por su vida.

Fue un vecino que paseada por la localidad de Colinas del Campo de Martín Moro Toledano, perteneciente al municipio de Igüeña, el que el pasado 22 de mayo se encontró al animal. Tras avisar a los agentes medioambientales, el osezno fue recogido y trasladado en un primer momento a Bembibre, donde dos veterinarios de la red de centros de recuperación de animales silvestres de la Junta procedieron a su primera valoración, para posteriormente trasladarlo al Centro de Recuperación de Animales Silvestres de Valladolid, donde sigue ingresado.

Ya en el Centro de Recuperación de Animales Silvestres se observó que el osezno se encontraba más atento y comienza a responder a los estímulos, aunque sin tener movilidad en el tercio posterior lo que le impedía ponerse de pie. Dos días más tarde su estado empeoró y se llegó a temer por su vida. Su recuperación sigue siendo muy lenta, aunque se encuentra en una situación estable, según las últimas informaciones facilitadas por la Junta.

El osezno encontrado en Igüeña lucha por su vida