domingo 22/5/22

La pandemia ha destapado un nuevo factor de exclusión social. La desconexión digital, el nuevo analfabetismo del siglo XXI, deja a 1,8 millones de hogares en exclusión social, incide el informe Foessa y de Cáritas.

La investigación coordinada por los catedráticos Luis Ayala Cañón, Miguel Laparra Navarro y Gregorio Rodríguez Cabero pone el dedo en la llaga: el apagón digital afecta de manera especial a los hogares conformados por personas de más de 65 años y personas que viven solas.

En el conjunto de los hogares el apagón digital afecta al 35,2%, mientras que el 61,2% tienen conectividad y un 3,6% tienen conexión precaria. En los hogares de personas de 65 años y más, el 68,4% están sin conexión digital y solo el 29,8% tienen conectividad; en los hogares de personas de más de 75 años la brecha digital se eleva al 77,9% con sólo el 21,1% con conectividad.

La brecha digital ha privado de oportunidades para mejorar su situación a un 4,5% de hogares (800.000 familias).

A la nueva exclusión etaria que supone el apagón digital entre las generaciones de más edad, se suma la falta de conectividad en el medio rural, sobre todo por la desigualdad del acceso a redes de mayor capacidad.

Cáritas alerta del apagón digital de mayores y pueblos
Comentarios