lunes. 30.01.2023

Los musulmanes de León se vuelcan con la donación de sangre

La Gran Mezquita se abre para que leoneses de todas las religiones acudan al centro en la primera jornada de donación que se realiza desde el año 2019. 36 personas responden al llamamiento, de las que 25 pueden donar, once por primera vez.
Varias personas esperan para donar sangre en la Gran Mezquita de León. FERNANDO OTERO
Varias personas esperan para donar sangre en la Gran Mezquita de León. FERNANDO OTERO

Alí recaló hace ocho meses en León huyendo de la guerra en la ciudad ucraniana de Poltava. Vino con su novia y trabaja en el matadero. Este viernes acudió por primera vez a donar sangre a la Gran Mezquita de León situada en la calle Francisco Fernández Díez. Apenas habla español y señala al corazón cuando se le pregunta por las razones por las que responde al llamamiento de la Hermandad de Donantes de Sangre en colaboración con la Comunidad Islámica La Paz de León.

«La comunidad musulmana siempre se vuelca con los llamamientos para donar sangre no sólo en la Mezquita sino en todas las colectas que se organizan durante todo el año», asegura el presidente de la Hermandad de Donantes de Sangre de León, Martín Manceñido, que ayer acudió a la cita para apoyar la reactivación de esta iniciativa que no se organizaba desde el año 2019.

La pandemia del coronavirus obligó a suspender las campañas de donación de sangre que se hacían una vez al año en este centro religioso. Ayer todo estaba dispuesto para que musulmanes, cristianos «y de cualquier religión» pudieran entrar a la Mezquita sin restricciones. Sólo a la hora del rezo se paró el fluido ir y venir de personas que accedían al edificio. Las alfombras que cubrían el suelo tapizado garantizaban el tránsito de donantes sin necesidad de tener que descalzarse.

Además del agua y el avituallamiento habitual que desplaza el centro de Hemodonación cuando se organiza una colecta —en esta ocasión con bocadillos de vegetales y pescados— la junta directiva de la Mezquita ha preparado bandejas con dátiles, dulces musulmanes y leche para reponer fuerzas tras la donación.

Abdessamad Ouyhia Kharraz, presidente de la Comunidad Islámica La Paz de León, de la que forman parte más de un centenar de miembros, asegura que la apertura de la Gran Mezquita —en la que rezan habitualmente medio centenar de personas— a toda la población «es una muestra más de nuestra defensa de la convivencia, de nuestro papel en la sociedad y de apertura para que la sociedad nos conozca. Donar sangre es un gesto humanitario. Aquí acuden a donar cristianos, musulmanes y de todas las religiones. La multiculturalidad es importante».

Movilización

La red para movilizar a la comunidad ha funcionado con carteles distribuidos por los locutorios y tiendas de alimentación del barrio.

En la cola para donar hoy está una vecina que no es musulmana. «Ya he donado más veces, pero es la primera vez que vengo a la Mezquita».

Martín Manceñido llega con los últimos datos del centro de Hemodonación. Hoy están en números rojos las reservas de sangre de los grupos A- y A+. «Reservas muy bajas de verdad», recalca. «Con estas reservas se hace un llamamiento para que vengan a donar de manera inmediata las personas de esos grupos».

Del grupo A+ es Mohamed Adil Sodouk, que sólo ha donado una vez. «Lo vi anunciado en la Mezquita y por eso he venido».

Gesto humanitario
El presidente de la Comunidad Islámica La Paz de León defiende la multiculturalidad

Fadila también es A+. Tiene 45 años y la de ayer hubiera sido su primera donación de no ser por una cirugía dental a la que se ha sometido recientemente. «Me ha dicho la doctora que tengo que esperar, que no puedo donar todavía. Quiero ayudar a la gente que necesita de mi sangre».

Fátima Zaauoai tiene 49 años y es la primera vez que dona sangre. «Me gusta ayudar a la gente que necesita sangre. No había venido antes porque siempre me enteraba después de que pasara la campaña de donación, pero hoy he llegado a tiempo». A su lado está su marido, Mustafá Aitoualí, miembro de la junta directiva de la Gran Mezquita. «Es la tercera vez que dono, en otras ocasiones he ido al centro de salud». Mustafá es 0+. «Pienso que si alguna vez me hace falta a mí también podré tener sangre de las personas que han donado, no sólo de mi país. Hemos movilizado a la gente con carteles en los locutorios, tiendas y directamente a la gente conocida».

Martín Manceñido agradece la colaboración de la comunidad «que no sólo se vuelca en la donación de sangre sino que son altruistas en la donación de órganos».

Mohamed Ezzahir dona por primera vez en León. «Doné una vez en Marruecos y otra vez quise donar en León pero no pude porque me olvidé el documento de identidad. Soy B+ y me gusta donar para salvar vidas».

«Mejor imposible». Así califica Martín Manceñido la jornada que se desarrolló en jornada de tarde. 36 personas acudieron y pudieron donar 25, de la que once lo hacían por primera vez. «Es sorprendente la respuesta, han movilizado a la gente. Los musulmanes son generosos con la donación de sangre y con la de órganos».

Más de 15.000 personas son donantes activos de sangre en León y 72.265 han aportado las 464.391 donaciones contabilizadas desde que el 8 de marzo de 1972 se puso en marcha la donación altruista en León. La Hermandad de Donantes de Sangre de León aglutina a estas personas que contribuyen a la salud. Cada día hacen falta 50 bolsas de sangre para las transfusiones que se hacen en el Hospital de León.

Los musulmanes de León se vuelcan con la donación de sangre
Comentarios