miércoles 19/5/21
Mario Prieto | Jefe del servicio de nefrología del Hospital de León

«Las personas con enfermedad renal deberían ser vacunadas cuanto antes»

Mario Prieto, jefe del servicio de Nefrología del Hospital de León. RAMIRO

Viviendo bien con la enfermedad renal es el lema elegido este año para conmemorar el Día Internacional del Riñón, que se conmemora hoy.

—¿Cómo ha afectado la covid a los pacientes con enfermedades del riñón y a la organización del servicio?

—Según los datos del registro de la Sociedad Española de Nefrología, la edad media de los pacientes contagiados en esta tercera ola está en 63 años, cinco menos que en la primera. Dos tercios son varones y un 22% de la muestra son diabéticos. Al 98% se le ha diagnosticado el virus por PCR. En relación a la modalidad de tratamiento renal sustitutorio durante la tercera ola, la hemodiálisis en el centro es la más representada (58%), seguida, a distancia, por los pacientes trasplantados renales (38%). La diálisis peritoneal representa el 3% y la hemodiálisis domiciliaria el 0,2%. De forma global, se ha contagiado el 9,4% de la población total en hemodiálisis en centro en España, frente al 4,9% de los trasplantados renales, el 4,5% de los pacientes en hemodiálisis domiciliaria y el 3,2% de los pacientes en diálisis peritoneal. De forma conjunta, los datos indican que se han contagiado ya el 6,6% de todos los pacientes en tratamiento renal en España.  En el Hospital hemos dedicando un espacio específico, organizando el transporte para evitar  contagios y turnos específicos.

—¿Cuántas personas están esperando un riñón en León y cómo afecta a las donaciones el coronavirus?

—Hay aproximadamente 50 personas en lista de espera. En pandemia han disminuido los trasplantes y las pruebas para la inclusión en lista de espera. Los hospitales han estado sobrecargados y esto ha repercutido sobre todo en el funcionamiento, desde las visitas para valorar, la ejecución de pruebas y la realización de trasplantes. Este es una de las grandes amenazas de la pandemia por coronavirus, el bloqueo del sistema sanitario.

—¿Qué es una insuficiencia renal y qué síntomas son los que hay que consultar inmediatamente con el especialista?

—La insuficiencia renal es la pérdida de función de ambos riñones. Es decir, de un órgano vital para la vida. Respecto a los síntomas, es amiga y enemiga a la misma vez. Quiero decir, produce escasos síntomas y esto hace que no sea insufrible. Con frecuencia los pacientes me dicen pero yo no siento nada y yo les contesto ‘imagínate los mismo y encima con dolores; sería peor…’ Pero esto tiene inconvenientes, como no duele cuesta reconocerla, si no es con análisis, hasta fases muy avanzadas de la enfermedad, cuando ya no hay mucho que hacer. Por eso es necesario en los grupos de riesgo hacer controles periódicos. Y decir que su médico de atención primaria y la sanidad pública es la mejor manera de detectarla y tratarla.

—¿Cuántas personas están atendidas ahora en el Hospital de León?

—En global y en todas las fases, atendemos en torno a 6.000 personas. Pero decir que en área hay al menos 33.000 personas con enfermedad renal crónica. Es decir, queda todavía una importante bolsa de pacientes que no nos llega al servicio de Nefrología.

—El lema de este año es ‘Viviendo con la enfermedad renal’ ¿Qué hay que hacer para conseguir ese objetivo?

—La enfermedad renal está muy relacionada con hábitos de vida y por tanto, tiene fuertes implicaciones en calidad de vida. Los sanitarios, además de empeñarnos en enlentecer la progresión de la enfermedad, deberíamos tener muy presente cómo los pacientes viven la enfermedad, con el objetivo de evitar sufrimiento, desde luego, pero también hacer de la vida un lugar agradable. Así pues, comparto la intención que hay tras el lema de este año.

Está de moda a nivel mundial lo que se llama en inglés los Prenems pastient reported expeted experience, es decir, ante cualquier intervención que hagamos en salud, no sólo medir resultados en términos de supervivencia sino también términos de cómo valora el paciente los resultados que se obtengan. Es lo que viene a significar poner al paciente en el centro del sistema, y tener en cuenta, siempre, lo que valora.

—¿Los pacientes que pasan la covid tienen secuelas a largo plazo en el riñón?

—Pues hay un porcentaje de pacientes a los que les aparecen enfermedad renal que no tenían y en un escaso número puede quedar con ella para toda la vida

—¿Una persona con enfermedad renal se puede vacunar?

—Debería vacunarse para disminuir riesgos de padecer la enfermedad y de muerte. De hecho, estamos negociando para que se les incluya en población de riesgo y se les vacune lo antes posible.

—¿Cuántas personas están en diálisis en León y de qué tipo y cómo han vivido el riesgo de coronavirus?

—En diálisis hay aproximadamente 250 personas y trasplantados de riñón otras 250. Unas 35 personas en diálisis peritoneal y 215 en hemodiálisis en centro. Las personas que necesitan tratamiento de sustitución de la función renal, como en el resto de España, estamos un poco por encima de una persona por cada 1000 habitantes. Las personas que se dializan en casa, obviamente, durante la pandemia han tenido mucho menos riesgo de infección por coronavirus. Este sería un argumento a favor de los tratamientos domiciliarios, evitar infecciones…aún más en entornos de pandemia, claro.

—¿Tienen en el servicio algún proyecto nuevo?

—Estamos embarcados en proyectos de estandarización de la atención sanitaria para que todo el mundo pueda tener acceso a la atención sanitaria renal con calidad, independientemente de dónde viva o quién le atienda el día que acude al nefrólogo. Incluso hemos promovido desde León para el resto de España un sistema de acreditacón de las Unidades de Enfermedad Renal Crónica, en que se vigila la Seguridad del Paciente y los Resultados en Salud obtenidos. Estamos muy orgullosos de esta iniciativa.

—¿Qué mensaje tiene por el Día Internacional del Riñón?

—Cuando el riñón falla es una enfermedad que no da síntomas hasta que es muy tarde.El médico de atención primaria sabe mucho de esto. La buena noticia es tenemos remedios y estrategias para mantener a bordo en la vida a las personas a las que les fallan los riñones. Nadie se debería de morir de esto.

«Las personas con enfermedad renal deberían ser vacunadas cuanto antes»
Comentarios