lunes 23/5/22
Los expertos aconsejan mantener la protección con las cifras actuales de contagios

Personas mayores y mascarillas: ¿me la pongo?

Sí a mantener las mascarillas en interiores en personas mayores de 60 años y vulnerables. Los expertos leoneses aconsejan prudencia ahora que el Gobierno retira la medida de protección mientras los contagios siguen en aumento. Apelan al sentido común.

Las personas mayores deberian seguir con las mascarillas en interiores. Eso es lo que opinan los expertos, que recomiendan extremar las precauciones y el uso de esta medida de protección a partir de los 60 años y a enfermos vulnerables por patologías crónicas.

   Aunque el tapabocas no es obligatorio desde ayer, el segundo día de entrada en vigor de la norma genera todavía dudas y confusión en las personas mayores. Un gran número de ellas la sigue portando al aire libre y continúa con ella en los especios cerrados. La iniciativa personal de cada uno, tras publicarse en el BOE la obligatoriedad de su uso, coincide con la recomendación de los expertos. Los contagios crecen en la provincia y la incidencia en los mayores de 60 años escala 164 puntos en una semana, hasta los 784,79 casos."Y seguriá en aumento los próximos días", anticipa el catedrático de Salud Pública de la Universidad de León  y coordinador covid del grupo de  Medicina de Familia Semergen, Vicente Martín, aconseja a los mayores de 60 años y personas susceptibles que extremen ahora las precauciones y sigan con las mascarillas en los lugares donde haya aglomeraciones o en los interiores. "Y no vale la normal, tienen que usar la FFP2, que evita que te contagies". El aumento de las infecciones, "que sufrirán un repunte en las próximas dos semanas después de la Semana Santa" lleva a los profesionales a pedir mucha precaución a la población más vulnerable y aconsejan evitar lugares concurridos, sobre todo si están cerrados, o llevar mascarillas de máxima protección en los interiores."Para evaluar los riesgos hay que tener en cuenta el número de infección circulante, que ahora aumenta, y los metros cuadrados que se comparten. Y justo ahora la incidencia sube". Martín insiste en que el principal objetivo es evitar el contagio "porque a pesar de que las vacunas han disminuido el riesgo de letalidad del virus y la variante ómicron es menos agresiva para la población general, los mayores tienen que seguir con mucho cuidado hasta que la incidencia no baje de 50". Ahora mismo está en 784.

De la misma opinión es el jefe de Medicina Interna del Hospital de León, José Luis Mostaza. "En exteriores, donde no hay aglomeraciones, no hace falta, pero los mayores y enfermos con factores de riesgo, es aconsejable que la lleven siempre fuera del ámbito familiar. "La incidencia ahora es alta, aunque no tiene consecuencias graves por el alto índice de vacunación. De lo que se trata es de establecer un balance del riesgo y el beneficio y lo aconsejable ahora es que la población vulnerable la siga usando".

En la calle, las personas mayores siguen con cautela la norma que suspende la obligatoriedad del uso de la mascarilla después de 700 días de protección por la pandemia. A sus 81 años, Basilio Casares la mantiene en el exterior. "No he cogido el covid ni una gripe en dos años, y la voy a seguir llevando". De la misma opinión es Ángel González, de 84 años: "Tengo las tres vacunas y ni la gripe he cogido. Yo la llevo hasta en la calle". Manuel Serra, de 73 años, se la quita en exteriores y mantiene la distancia, "pero en los interiores me la pongo".

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones de Mayores (CEOMA), Juan Manuel Martínez Gómez, asegura a este periódico que la decisión del Gobierno de suprimir la obligatoriedad de las mascarillas traslada la responsabilidad de la prevención a la población. "El sentido común es lo que tiene que imperar ahora. Sí a la mascarilla según en qué circunstancias. Si entro en un centro comercial que hay mucha gente me la pongo, si no hay casi nadie, me la quito. Cada uno tiene que saber lo que tiene que hacer en todo momento y eso dependerá de su situación clinica, de su edad y de su educación sanitaria".

La Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (Alcer)  recuerda que los pacientes renales, especialmente las personas que están en tratamientos renales sustitutivos (diálisis y trasplante), deben seguir extremando las precauciones por ser un grupo especialmente vulnerable.
Estos pacientes han tenido una alta tasa de mortalidad por infección por covid-19, que ha superado el 25% y que ha tenido una alta tasa de contagio también (que supera el 10% de la población en tratamiento renal sustitutivo: diálisis y trasplante renal).

Personas mayores y mascarillas: ¿me la pongo?
Comentarios