viernes. 03.02.2023

FLR quiere una oportunidad

Desde el año 2006 y sin ningún tipo de incidencia en el servicio, FLR asumió los servicios de valija, paquetería y logística del banco Ceiss. A efectos de llevar a cabo el servicio con una calidad extraordinaria, adquirimos una nave, muchos vehículos de reparto y establecí oficinas en Valladolid, Segovia, Salamanca, Zamora, Palencia, Ávila, Burgos, etc. Ello supuso una altísima inversión que nos vimos obligados a financiar en su práctica totalidad y que aún no ha sido amortizada, como es fácil de comprender, por orden expresa de Caja España ya que si no la concesión no se me adjudicaría.

Reitero que el servicio se ha prestado desde 2006 sin una sola queja, a plena satisfacción de la entidad, habiendo sido, incluso, felicitados en numerosas ocasiones por la dirección de la misma. Hace unos días recibí una llamada del jefe de compras en León del banco Ceiss diciéndome, sin más explicaciones, que el día 31 de diciembre dejaría de prestarle servicio, cuando es lo cierto que, al menos el vigente contrato expirará en junio de 2015. Así mismo me dijo que recibiría un burofax comunicándome formalmente lo mismo y que, si quería quedar bien con el banco, acatase su contenido.

No me parece de recibo ni el trato recibido, ni las formas, ni la falta de explicaciones, ni el vencimiento anticipado y unilateral de contrato. Esa no parece la forma en que debe conducirse una empresa como Ceiss o Unicaja pues, al parecer, en el proceso de integración de sistemas y operativos, la decisión ha sido adoptada por esta última entidad. Ni siquiera esta decisión ha pasado por órgano colegiado alguno ni de Unicaja ni de Ceiss.

He enviado correos electrónicos contando nuestro problema a todos los cargos directivos, tanto de Unicaja como de banco Ceiss. Me consta que los han leído pero nadie nos ha contestado, excepto el jefe de compras en León, que pasó a comunicarnos que el cese del servicio sería el día 11 de enero en vez del 31 de diciembre.

Comprenderán ustedes nuestra desesperación como empresa al observar que, sin concurso, sin noticias previas, sin poder hacer ofertas alternativas y que seguramente mejorarían cualquier oferta, se nos privaba anticipadamente del servicio. Y ello comporta que más de 100 empleados directos y otros tantos indirectos serán destruidos, amén del cierre de delegaciones y oficinas en varias capitales de provincia de Castilla y León.

Además, la ruina empresarial y personal sería inevitable, al haber montado toda una infraestructura inmobiliaria (naves, oficinas…), de vehículos y otros medios materiales, todo ello avalado personalmente por el que suscribe y, sobre todo por el compromiso adquirido por banco Ceiss en numerosas reuniones de que seguiríamos prestando el servicio y que la limitación temporal de los contratos era una formalidad que habíamos de asumir en cuanto al riesgo que ello suponía.

La nueva posible adjudicataria es la empresa Correos Express según me comentan fuentes del propio banco Ceiss. Y ello, además de todo lo anterior, me parece injusto por cuanto se trata de una empresa pública que, al margen de comentarios que podría hacerle en cuanto a la competencia desleal que practica desde el ámbito de lo público, refrendado por decisiones y sanciones de la propia Comisión Nacional de la Competencia, ni siquiera hemos podido competir en una licitación abierta, donde hubiéramos podido ofertar (para después de junio) precios competitivos incluso frente a Correos.

Esta empresa está dispuesta a ofertar el servicio en los términos económicos que se pacten entre ambas partes, mejorando las actuales tarifas y aspirando sólo a mantener el territorio histórico de Banco Ceiss. Aproximadamente un 4% del territorio de ambas entidades fusionadas.

La opinión del lector
Comentarios