lunes 23/5/22
                      Imagen de archivo de Meat Loaf en un concierto. PATRICK SEEGER
Imagen de archivo de Meat Loaf en un concierto. PATRICK SEEGER

Lo de ‘Meat Loaf’ (pastel de carne) era por su enorme corpulencia, sobre todo en sus inicios, cuando su primer disco, Bat Out of Hell’ vendió millones de copias en 1977. Michael Lee Aday (Texas, 1947) se entregaba sudoroso en sus actuaciones llevando el rock duro a unas dimensiones épicas que empezaban con las maravillosas portadas de sus discos, obra de dibujantes como Richard Corben y Bernie Wrightson. Su carrera no se entiende sin el compositor Jim Steinman, que falleció el año pasado. Steinman demostró su condición de todoterreno al escribir canciones para Bonnie Tyler, Celine Dion, Barry Manilow y hasta los góticos Sisters of Mercy. Pero sus fans y los de Meat Loaf le recuerdan por Bat Out of Hell y su secuela de 1993, Bat Out of Hell II: Back into Hell, que contenía su canción más reproducida: I’d Do Anything For Love (But I Won’t Do That), un baladón de 12 minutos que fue número uno en 28 países. El videoclip, que mezclaba La Bella y la Bestia y El fantasma de la ópera, fue dirigido por Michael Bay, el autor de Armageddon.

Meat Loaf falleció ayer a los 74 años en su casa, junto a su familia, según ha confirmado su agente al diario británico The Guardian. «Sabemos cuánto significó para muchos y realmente apreciamos todo el amor y el apoyo en este momento de dolor por la pérdida de un artista tan inspirador y un hombre tan maravilloso», ha dicho la familia en un comunicado. «Desde su corazón hasta vuestras almas. ¡nunca dejéis de rockear!». Marvin Lee Aday (en 1984 cambió legalmente su primer nombre a Michael) fue un personaje excesivo y simpático en el rock de los 80 y 90, que con el tiempo acabó convertido en un showman para todos los públicos con una apreciable carrera como actor, su vocación inicial.

El rockero protagonizó una polémica hace un par de años al afirmar que a Greta Thunberg «le habían lavado el cerebro» porque el cambio climático «no existe». Hizo campaña por el republicano Mitt Romney en 2012 y trabajó con Donald Trump en El aprendiz en 2010. Aseguró que había perdido conciertos por la política y que su presencia había sido censurada en programas de televisión.

Adiós a Meat Loaf, el roquero salvaje que acabó en los brazos de Trump
Comentarios