sábado. 03.12.2022
Manuel Rilo, María Carnero y Julio César Álvarez, en la mesa redonda Empresas que asientan población. RAMIRO
Manuel Rilo, María Carnero y Julio César Álvarez, en la mesa redonda Empresas que asientan población. RAMIRO

Hay que reinventar los pueblos y comenzar desde cero, con buena gestión y con talento. Manuel Rilo, gerente de Eleclerc León, ha asegurado esta mañana en la mesa redonda sobre Empresas que asientan población que se necesita generar riqueza para generar puestos de trabajo y que el problema “es que faltan servicios básicos, educación, sanidad y la seguridad para poder vivir”. A su juicio, son los tres pilares fundamentales en los que se tiene que fijar una empresa. Rilo ha asegurado que la economía tiene que actuar “como una mancha de aceite”, y tener la conciencia de que “cuánto mejor le vaya a León, mejor me va a ir a mí”, en el sentido de que los esfuerzos “se tienen que centrar en que el entorno esté situado lo mejor posible”. “En nuestra empresa estamos centrados en los productores locales”, ha señalado Rilo, para quien el objetivo tiene que ser “asentar población en la capital y en la provincia”. Ha destacado que se vive con una división territorial que data del año 1800, con ayuntamientos muy dispersos y difíciles de atender pero estima que “la gente que vive en el medio rural no pueden ser de segunda división, tienen que tener educación, medicos y seguridad”.

Para Rilo, la lucha contra la despoblación se tiene que basar en actuar “desde dentro hacia fuera”, creando un entorno para que los jóvenes no se vayan y se puedan crear oportunidades. “Mientras no seamos capaces de empezar de cero vamos a tener problemas para asentar población”, ha aseverado Rilo para quien la administración pública “tiene que tener claro que un pueblo no es rentable”.

Cree que los políticos no están capacitados para darle solución a este tema por lo que propone crear un grupo de trabajo con personas preparadas de todos los ámbitos.

Pide que haya voluntad “ y gente preparada para dar soluciones”, además de acometer un nuevo reparto territorial con un concepto diferente de municipio para poder tener todos los servicios a treinta minutos. Pero “no basta con enunciarlo. Hay que sentarse y hacerlo, con plazos concretos porque si no todo se queda en una declaración de intenciones y se va diluyendo”.

Para Julio César Álvarez, CEO del grupo Hosteleón, está claro que una empresa que cree 1.000 puestos de trabajo no va a venir a León. Afirma que “hay empresas que han declinado venir a León porque no han encontrado las necesidades de personal que requieren" y que los empresarios "van donde hay personal y nosotros estamos echando a la gente de León". A su juicio,  se debe intentar que la gente no se marche de León, en primer lugar, y luego "ir a buscar gente para que venga, que es el siguiente paso". Cree que "tenemos que vendernos mejor y valorarnos más, porque tenemos mucho y muy bueno". En este sentido, señala que "siempre hay un leonés en el rango de alta dirección de las empresas y hay muchos directivos fuera de León trabajando y haciéndolo muy bien". Lo que se necesita es "frenar esa sangría de la gente que se va para que encuentre trabajo aquí y podamos recuperar el talento". Álvarez remarca que "ahora no hay mano de obra y hay empresas que no vienen ni aunque les demos el terreno gratis".

Reclama políticas integrales, planes específicos para atraer población en los pueblos, como bajar impuestos. En este caso, señala como ejemplo que "hay que fomentar que los bares estén abiertos en los pueblos" porque es fundamental para asentar población, como otros servicios. "Ahora está muy de moda la bajada de impuestos pero no he visto ningún plan para bajar los impuestos para el medio rural, con una fiscalidad distinta para la España Vaciada. Se les llena la boca y no hay un plan específico para bonificar a quien se quiera quedar en un pueblo", afirma el gerente de Hosteleón, que pone de ejemplo que los bancos han desaparecido de los pueblos "y en vez de dar facilidades ponemos trabas incluso para ir el fin de semana".

Especialmente crítico con la actuación de los políticos, a quienes ha acusado de moverse solo por sus propios intereses, Álvarez traslada el problema poblacional del campo a las ciudades, también a la de León que es "la segunda ciudad que más se está despoblando de España". "Ahora se vive mejor en León que hace años, con Madrid a dos horas y con teletrabajo, que no lo valoramos", y con oportunidades que se han desaprovechado.

Cree que la lucha contra la despoblación seguirá estando presente y que, pese a las dificultades que se presentan, "no dejaremos de esforzarnos para cambiar ese rumbo en lo que podamos".

"Hay que atajar la despoblación desde dentro y diseñar planes para atraer gente a los...
Comentarios