martes 07.07.2020

La docencia por vocación, las oposiciones por pasión

La docencia por vocación, las oposiciones por pasión

Pilar Dopico, «maestra por vocación y preparadora de oposiciones por pasión» alcanzó un 96% de aprobados en las últimas oposiciones a los cuerpos de Primaria y Secundaria con cerca de 1.500 alumnos, desde sus centros en Madrid y Valencia, que pronto se expandirán a La Coruña, Vigo, Pontevedra, Castellón, Alicante y Toledo. «Ha sido año de oposiciones y ha habido un boom tremendo de aspirantes», explica.


www.preparadoresdeoposicionesmaestros.com, www.preparadoresoposicionessecundaria.com y el ‘El pupitre de Pilu’ son sus herramientas a la hora de preparar a sus alumnos por vía online. La última «es una web-blog donde yo comparto recursos de manera altruista. Las otras dos son webs de información de lo que ofrecemos. Una se enfoca al cuerpo de maestros y otra a Educación Secundaria. El grueso de la actividad es de la primera». Este blog nace por la necesidad de un cambio de metodología en las aulas: «Impartimos clases en edificios del siglo XIX , con maestros del siglo XX, para alumnado del siglo XXI» La metodología que emplea es el sistema 24/7: 24 horas al día y siete días a la semana. «Lo dejamos todo hecho. Son pruebas listas y reales para adaptarse al tiempo del examen. Luego hay una atención personalizada. A pesar de la distancia somos más cercanos que en muchos centtros presenciales», explica Dopico. El balance del ejercicio de este verano ha sido estupendo. «Fue increíble. El equipo lo forman 65 personas entre colaboradores, preparadores y orientadores. Tenemos que tener gente de todas las comunidades. Hay muhas particularidades», acota.

 

«Parte de los beneficios que obtenemos van destinados a dar oportunidad a otros campos. Esponsorizamos un equipo de natación, del que forma parte Camino Martínez. Los trabajadores deben ser funcionarios de carrera. Hay muchos profesores de concertada y privada que serían muy buenos, pero deben de conocer el proceso de la oposición y la montaña rusa y las reacciones del alumno que ha suspendido. Es muy curioso porque los alumnos no te dicen ‘he suspendido’, sino ‘me han suspendido’ o ‘me han aprobado’. Es muy significativo. Parece mentira que ya siendo maestros sigan con esa percepción».

 

El procedimiento de la oposición no es nada objetivo. «Los aprobados lo son en la oposición, el concurso depende de otras cuestiones como si tienen masters, experiencia y demás. Se puede aprobar la oposición pero quedarse sin plaza. El concurso es más variado que todo eso y tiene muchas alternativas. Al concurso no llegan si no aprueban la oposición», explica.

 

En el cuerpo de maestros se preparan las especialidades de Primaria, Infantil, Inglés, Audición y Lenguaje y Pedagogía Terapéutica. Música y francés menos. En Secundaria se demanda Lengua y Orientación Educativa. «Cambió el sistema de preparación de oposiciones en el 2005. Antes había que recitar un tema y hacer una aplicación didáctica. Ahora el segundo examen es un trabajo que se cuenta al tribunal. No saben expresarse ni tienen clases de oratoria. No saben hacer una unidad didáctica ni formular un objetivo. Lo damos por hecho y hay que explicarlo desde cero. Les pones una situación concreta, como que eres tutor de 4º de EPO y tienes un autista al que enseñar el ciclo del agua. Y no se les ocurre una forma de hacerlo adecuadamente. Es sintomático».

 

El problema radica en que lo habitual es «estudiar una oposición memorística, que no es práctico. Hay que saber expresarse. Faltan muchas habilidades de oratoria», señala la leonesa desde Madrid.

 

«Trabajamos con metodologías muy activas. Queremos cambiar la educación y eso se hace desde las aulas, no a la antigua usanza. Yo salí de la carrera como se hacía 20 años antes y ahora pasa igual. Es un problema de metodología, no se puede enseñar como hace 60 años. Esto no es una fábrica de lacas, no podemos salir todos iguales. Las familias han cambiado y la sociedad también. Hay familias monoparentales, los abuelos tienen un papel muy destacado, los deberes no tienen nada que ver... todo es diferente», explica en un ejemplo práctico. «Este año lo estamos enfocando a cursos intensivos de supuestos prácticos, oratoria y cuestiones que son de cajón pero que no están bien trabajadas. Hay mucho corta-pega de Google.

La docencia por vocación, las oposiciones por pasión