miércoles. 06.07.2022
Laciana

Caso Mario Rivas: el fiscal reclama a la jueza que 'saque del cajón' una denuncia de Arias Tronco por hurto de pastos

El alcalde de Villablino lleva investigado desde 2020 por un supuesto delito de hurto de pastos denunciado por Arias Tronco
Entrevista a Mario Rivas como nuevo presidente de Acom. F. Otero Perandones.
Mario Rivas, alcalde de Villablino. FERNANDO OTERO

Mario Rivas López, alcalde de Villablino, y su hermano, Rubén Rivas López, están investigados por un presunto delito de hurto de pastos desde el 22 de diciembre de 2020. La denuncia fue interpuesta por el empresario Antonio Arias Tronco. En el auto, la juez de Villablino, Ana Cores Paredes, pide que se oiga en declaración, tanto al perjudicado como a los «investigados Mario Rivas López y Rubén Rivas López» y añade que serán instruidos por la letrado de la administración de Justicia «de sus derechos contenidos en los artículos 118, 797.1.3ª de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para el caso de que los daños superen los 400 euros». 

El Juzgado solicitó a Babia Ingeniería un presupuesto para tasar los daños causados por las vacas en las fincas de Antonio Arias Tronco —parcelas 512 y 519 del polígono número 6, en el paraje de La Vela, aunque el procedimiento ha permanecido parado en el Juzgado.

El pasado cuatro de marzo, el fiscal jefe de Ponferrada, Jacinto Fernández Villalvilla, exige en un decreto la necesidad de impulso procesal en la instrucción de las diligencias previas número 203. 2020 —es decir, el auto por hurto de pastos— y acuerda ponerlo en conocimiento del fiscal que actúa en este caso. 

El decreto llega después de que Antonio Arias Tronco presentara ante la Fiscalía un escrito contra Mario Rivas y su familia en el que describía hechos que podrían ser constitutivos de delito de usurpación de terrenos y lesiones y que el fiscal decide archivar con la excepción citada.

Hay que subrayar que, tras la denuncia de Antonio Arias Tronco —que se produce el 28 de octubre de  2020— y la apertura de diligencias previas el 22 de diciembre de ese mismo año, median varias circunstancias a tener en cuenta. Entre ellas, hay que destacar una fundamental. El 8 de noviembre de 2021, casi un año después de abrirse las diligencias previas, el hermano del alcalde, Rubén Rivas López, comparece en el Juzgado para interesarse por el caso y dice que se ha enterado por la prensa de que figura «como denunciado en este procedimiento» y manifiesta su intención de personarse en la causa.

No lo hace así el alcalde de Villablino, Mario Rivas López, que no se da, presuntamente, por enterado. Y ello a pesar de que Antonio Arias Tronco acudió el 12 de septiembre de 2020 ante el cuartel de la Guardia Civil de Villablino para  denunciar a Mario Rivas y a su hermano. Así consta en el atestado de la Dirección General de la Guardia Civil, en el que el empresario manifiesta que las vacas del alcalde de Villablino y de su hermano llevan varios meses comiendo hierba de su finca. Asimismo, aseguraba en la denuncia que le habían tirado los muros de la parcela para impedir el paso del ganado.

En la diligencia realizada por la Benemérita para la realización del atestado consta además que, tras realizar llamada telefónica desde el Puesto de la Guardia Civil de Villablino a Mario Rivas López y Rubén Rivas López para informarles de la denuncia y si deseaban manifestar en dependencias oficiales, estos manifiestan que quieren declarar directamente en el Juzgado.

Paliza a Antonio Arias Tronco

Meses antes de la denuncia por hurto de pastos, Arias Tronco había recibido, presuntamente, una paliza por parte de Rubén Rivas y Constantino Rivas, a las puertas de otra finca en litigio, esta en San Miguel, que el empresario asegura de su propiedad. Era el 13 de marzo de 2020, un día antes de la proclamación del estado de alarma por el Covid-19 que provocó el confinamiento de la población. 

Antonio Arias Tronco tenía casi 70 años el día de la paliza. «Estoy prácticamente impedido e indefenso del todo. Yo estaba dentro del coche y Rubén llegó corriendo como un energúmeno con un garrote de madera y me golpeó en el pecho y en la cabeza», recuerda. La agresión, cuyo audio fue publicado por la edición digital de Diario de León, le causó al empresario heridas físicas —«sangraba por todas partes y estuve mareado durante varios días»—, así como psicológicas que le mantienen en tratamiento psiquiátrico desde entonces.

Además, Antonio Arias subraya que la Guardia Civil no le prestó ninguna ayuda. «Los agentes que llegaron al principio me dejaron sangrando y se fueron a hablar con Constantino y Rubén Rivas y la segunda patrulla que llegó fue la que se negó a prestarme auxilio y se limitó a hacer fotos al maletero del coche», manifiesta. La juez dictó la prescripción de la denuncia y fue la fiscalía la que ordenó que se reabriera.

Este caso se une al que se desarrolla contra Antonio Arias Tronco, que fue denunciado por Mario Rivas. La denuncia se presentó ante el cuartel de la Guardia Civil el día 19 de abril de 2020, casi un mes después de la agresión sufrida por el empresario. En ella, asegura que Antonio Arias arrojó sal en una finca en la que «se encontraban sus animales de la especie bovina de su propiedad» y que, como consecuencia, una ternera resultó intoxicada.

Caso Mario Rivas: el fiscal reclama a la jueza que 'saque del cajón' una denuncia de...
Comentarios