lunes. 04.07.2022

La Ruta del Cares vuelve a la normalidad tras finalizar las obras de los desprendimientos

La gran cantidad de roca caída por el argayo afectó también al canal
undefined
Maquinaria pesada en el Cares durante las obras por los desprendimientos. CAMPOS

La ruta del Cares ya ha vuelto a la normalidad después de que a primeros del mes de febrero se produjese un desprendimiento de piedras o argayo en Culiembro como consecuencia del hielo y el agua caída durante las primeras semanas del año. Esto obligó a perimetrar la zona de los desprendimientos y facilitar un paso para evitar suspender el transito de visitantes y corta la ruta. Los trabajos han sido realizados por operarios de la empresa Tragsa. Parte de los escombros fueron retirados utilizando un helicóptero.  La retirada de rocas en la Ruta del Cares avanzó dentro de los plazos previstos para ello se trasladó a la zona diversa maquinaria.

El presidente de la junta vecinal de Caín, Marino Pérez, se mostró satisfecho con los trabajos realizados que han permitido cumplir los plazos que se había marcado de un mes para limpiar la zona del desprendimiento, teniendo en cuenta que se acerca la semana santa y según recordó «son unos de los días que más gente hace la Ruta del Cares». La gran cantidad de roca caída por el argayo afectó también al canal del Cares que ya está limpio.

Este argayo causó importantes daños en una obra de infraestructura hidráulica construida hace más de un siglo y con la que se surte la central de Caín. Se ha asegurado la zona para evitar nuevos desprendimientos. Todo el material que se extrajo de la zona del desprendimiento que es ajeno a la naturaleza como puede ser el hormigón de parte del canal de la central eléctrica de Caín fue sacado con máquinas hacia Poncebos. Mientras que las grandes rocas se partieron con micro voladuras. Además debajo de la ruta han colocado una gran malla para evitar que las piedras puedan caer al río o a un camino que conduce al pando Culiembro. 

El presidente de la Junta Vecinal de Caín, Marino Pérez, señaló que Semana Santa es unas de las épocas en que más gente transita por la ruta del Cares, de ahí la importancia de llegar a esas fechas con la ruta totalmente limpia. Tras este desprendimiento el pedáneo de Caín manifestaba que iba a solicitar una reunión con Repsol para que se repongan los puestos de trabajo de mantenimiento y control del canal y las compuertas de la presa.

Recuerda que hasta hace dos años siempre hubo dos trabajadores o guardas de la empresa eléctrica que se encargaban de vigilar el canal y las posibles incidencias. «Ahora se ha automatizado todo, quitaron los trabajadores y la gestión se realiza desde Santander. Cuando tienen que venir aquí por alguna incidencia tardan entre tres y cuatro horas». Confía en que en unos días  se pueda poner en contacto con el departamento correspondiente de la empresa Repsol para poner sobre la mesa que vuelvan a contratar a dos trabajadores que se encarguen de la vigilancia del cana del Cares que suministra agua a la central hidroeléctrica. «Hay que plantearles que la seguridad es lo primero y que hay que reponer ese puesto de trabajo que es importante», según el pedáneo de Caín.

La Ruta del Cares vuelve a la normalidad tras finalizar las obras de los desprendimientos
Comentarios