miércoles. 10.08.2022

«Algunos gitanos no son conscientes de su discriminación»

Secretariado Gitano de León registró 16 casos de discriminación y atendió a casi 400 personas en 2021 en sus programas para fomentar el acceso a educación y empleo en toda la provincia. Además, implementó un servicio de atención social básica para facilitar el acceso a las prestaciones sociales a la población gitana.
undefined
Selene de la Fuente, técnica de Igualdad, e Irene Velada, coordinadora provincial, presentan el informe de la Fundación Secretariado Gitano.. FERNANDO OTERO

En la provincia de León, conviven en torno a 3.500 personas de etnia gitana y más de la mitad, sobre 2.000, lo hacen en la capital. Para ayudar a la promoción e integración de todos ellos, la delegación provincial de la Fundación Secretariado Gitano (FSG) trabaja incansablemente desde el año 2000.

En sus 22 años de historia, según cuenta Irene Velado, la coordinadora provincial de la fundación, se han gestado importantes cambios en la realidad del pueblo gitano, pero el trabajo aun no está acabado, y queda mucho para que lo esté. Los ejes de acción de la fundación son la educación, el empleo y la igualdad, y entorno a ellos gestionan la amplia cartera de actividades y servicios que ofrecen.

Tras la pandemia, la delegación de León sumó a tu catálogo un programa de intervención social orientado a facilitar trámites y gestiones como la solicitud del Ingreso Mínimo Vital a quién lo requiriese.

En cuanto a los servicios destinados a gente joven, principalmente los planes orientados a educación y empleo, son los que más tiempo llevan activos en la FSG de León y más personas atienden. Irene Velado, explica esta realidad orgullosa, y la achaca a que precisamente esos dos focos son las claves de una inclusión plena «creemos que la promoción del pueblo gitano pasa por mejorar su situación laboral y educativa porque de esta forma se pueden conseguir muchas más cosas que únicamente con prestaciones sociales» afirma.

En el 2021, el programa ‘Acceder’, que fomenta la inserción laboral de personas gitanas ayudó a 335 personas, de las cuales entorno al 50% fueron mujeres. Además de promover y facilitar la búsqueda de empleo, desde este programa también ofertan formaciones específicas orientadas a cubrir los puestos más demandados en la provincia ahora mismo como los relacionados con logística y trabajo en almacenes, entre otros.

En esas formaciones además se implementan competencias transversales como la autoconfianza o el cumplimiento de normas y tareas «queremos que la población gitana tenga acceso a todo tipo de empleos de igual modo que lo tiene el resto de la gente y además buscamos fomentar todas las disciplinas que implican desempeñar un puesto de trabajo», añade Velado .

Educación Secundaria

Para aquellos que aun no están en edad de acceder a empleos, la fundación también promueve desde 2008 un plan para ayudar a que los menores finalicen la educación secundaria obligatoria. ‘Promociona’, el nombre que recibe este servicio, ayudó el pasado 2021 a 36 niños y a aproximadamente 60 familias a dar este paso inicial a la inclusión plena. Aunque la prioridad es la educación básica, también intentan fomentar el acceso a educación postobligatoria con un plan que ayudó a 27 alumnos el año pasado.

Ante esta inclusión en las universidades, Velado se muestra optimista y recalca que cualquier avance es positivo. «Siempre digo que desde que empezamos ha mejorado mucho, aunque siga habiendo poca gente. Los cambios son generacionales y requieren un tiempo», explica. Además, hace hincapié en que es importante comprender que la población gitana no parte de la misma base que la población mayoritaria ya que su acceso a la educación no fue obligatorio hasta la llegada de la Constitución en 1978, por ello, aclara que sí se están percibiendo cambios y que estos son muy significativos.«Los padres y madres que ahora le están dando importancia a los estudios de sus hijos, son los que empezaron a formarse aquí con nosotros en nuestros inicios» sentencia.

Precisamente, de la situación de la población gitana en la educación superior sabe mucho Selene de la Fuente, una de las técnicos en Igualdad que trabaja en la fundación. Según cuenta, ella conoció el Secretariado una vez había acabado el grado en derecho y su máster en acceso a la abogacía y consiguió una beca orientada a mujeres gitanas para realizar su doctorado en la fundación.

Para ella, el hecho de vivir en un pueblo, donde su familia era prácticamente la única de etnia gitana, favoreció la inclusión con el resto de la población. Para los que no corren la misma suerte, ahora es la encargada de gestionar el programa ‘Calí’ en León, que promueve la igualdad de trato e igualdad de género a través de una plantilla de técnicas, todas ellas mujeres gitanas, que trabajan en formación, creación de alianzas, incidencia política y todo tipo de medidas orientas a la lucha por el acceso a derechos para las personas gitanas.

Detección

Ella se centra principalmente en la gestión de los casos de discriminación, que el pasado 2021 sumaron 16 en León. Según explica De la Fuente, la parte más complicada es la detección, ya que según cuenta, muchas víctimas no identifican muchos comportamientos con actos de discriminación. «Costó mucho que se comprendiese que los gitanos debían denunciar estos casos porque tenían tan normalizadas esas situaciones que no eran capaces a identificarlas, de hecho algunos gitanos aún no son conscientes de su discriminación», asegura.

Selene de la Fuente

"Creemos que la promoción del pueblo gitano pasa por mejorar su situación laboral y educativa"

En la mayoría de los casos las denuncias llegan porque los profesionales que trabajan en la fundación identifican el caso de discriminación a partir de historias que les cuentan los usuarios. Además, Velado apunta que en la mayoría de las situaciones de discriminación están relacionada con el acceso a la vivienda, uno de los principales problemas que asolan a la población gitana leonesa. Esta problemática ha derivado a lo largo de los años en una reorganización y agrupación de las familias gitanas en determinados barrios que perjudica gravemente a su promoción e inclusión.

«Una vez un usuario de la fundación me dijo que el código postal les marcaba. Es cierto, tener una determinada dirección les afecta en muchos aspectos», de este modo hablaba Velado de uno de los tantos estigmas que arrastran las personas de etnia gitana y que terminan calando en todos los ámbitos de su vida. Para luchar contra todas estas situaciones, desde el programa Calí organizan formaciones y campañas de sensibilización a todo tipo de colectivos para fomentar un trato justo e igualitario. El año pasado, estas formaciones se centraron en el ámbito universitario, pero también ha recaído en colectivos como las fuerzas y cuerpos de seguridad. Según explica De la Fuente, estas formaciones forman parte de la cartera de servicios de la fundación que se ofertan en todo momento para quién desee acceder a ellas, pero en determinadas ocasiones, nacen tras detectar un conflicto y mediar para solucionarlo, a fin de que no se vuelva a repetir.

Irene Velado

"Cremos que la promoción del pueblo gitano pasa por mejorar su situcación laboral y educativa"

Como Selene de la Fuente, son otras 5 las personas de etnia gitana que trabajan en la fundación en León del total de 22 personas que componen la plantilla. Aunque el porcentaje de inclusión es inferior a lo que se desearía, Velado explica que «el objetivo es que seamos una entidad intercultural en la que los gitanos y gitanas formen una parte clave de ella, pero sin olvidar la importancia de que trabajen y exploren otros ámbitos».

En cualquier caso, y sea cual sea su ocupación, tanto Velado como De la Fuente coinciden en que es esencial que los gitanos tengan espejos donde mirarse para que ellos mismos sean conscientes de que pueden conseguir lo que deseen. «La existencia de referentes gitanos es esencial en todos los sectores , creemos que la población gitana tiene que conseguir aquello que la mayoritaria tiene, por derecho y porque pueden», sentencia De la Fuente.

«Algunos gitanos no son conscientes de su discriminación»
Comentarios