jueves. 30.06.2022
Cinco años de espera

Villablino no logra que el Gobierno le compense por tirar las escuelas y no hacer el Parador

 El proyecto prometido por Zapatero demolió las antiguas escuelas y dejó un solar que aún pertenece a Turespaña 
undefined
En enero de 2011 se acometió la demolición de las antiguas escuelas. JESÚS F. SALVADORES

El Ayuntamiento de Villablino lleva cinco años «negociando» con Turespaña el pago de una indemnización por el fiasco del parador aprobado por el Consejo de Ministros que el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, celebró en León en 2004. La compensación debería resarcir el derribo de las antiguas escuelas, uno de los edificios más emblemáticos de Laciana, que fue demolido para levantar en su lugar una infraestructura turística que iba a revolucionar la economía de Laciana pero que nunca se construyó.

El alcalde de Villablino, Mario Rivas, reconoce que aún no se ha llegado a ningún tipo de acuerdo con Turespaña y que su intención es continuar con las negociaciones con el objetivo de «intentar alcanzar un acuerdo que no perjudique los intereses del municipio». 

Rivas continua afirmando, como ya hizo hace cinco años, que el acuerdo «evidentemente» tiene que pasar por una indemnización económica, aunque admite que pese al tiempo transcurrido no se baraja cifra alguna. Además, el Ayuntamiento también reclama la reversión de la parcela donde pretendía ubicarse el parador que fue cedido a Turespaña y que sigue en su poder.

El regidor asegura que «estamos trabajando con ellos» para intentar «llegar a un consenso de acuerdo mutuo» que «favorezca los intereses de los lacianiegos», lacianiegos que, reconoce, han sufrido un «perjuicio moral» por este dislate. 

El fallido proyecto del parador de Villablino recuerda la situación que ahora sufre el parador de San Marcos, cuya segunda fase está en el aire después de que el edificio moderno anexo también fuera demolido para albergar el proyecto. 

undefined
Imagen de las antiguas escuelas de Villablino que fueron demolidas para dejar espacio al Parador. DL

El parador de Villablino estaba incluido en el Plan del Oeste de Zapatero. Contaba, inicialmente, con una inversión de 18 millones de euros que iban a ser aportados por el Ministerio de Industria a través de Turespaña, 15 de ellos para construir el inmueble y otros tres para el equipamiento. Iba a disponer de un spa, un centro de convenciones y setenta habitaciones. Turespaña incluso convocó un concurso para diseñar el edificio, que fue ganado por un prestigioso estudio de arquitectos navarro con un proyecto inspirado en los montes de Laciana.

Sin embargo, a pesar de todas estas promesas, los procesos y las obras se fueron dilatando en el tiempo hasta llegar a desaparecer con la crisis financiera de 2008 como excusa. A pesar de todo, en el año 2010 todavía se consignaban 200.000 euros para su puesta en marcha. En 2011 desapareció ya de los Presupuestos Generales del Estado pero el PSOE de Castilla y León presentó ante las Cortes una enmienda, que fue aprobada, para consignar 250.000 euros al parador. 

undefined
Recreación virtual de cómo iba a quedar el Parador de Villablino. DL

 

No se supo nada hasta 2017 cuando se presentó una nueva enmienda a los Presupuestos Generales del Estado en la que se pedían fondos para reactivar el proyecto. Esta vez, la iniciativa no salió adelante y Rivas reconoció entonces que era «la última posibilidad de poder hablar del parador, el último cartucho en la recámara». 

El cartel anunciador del proyecto, con la imagen virtual del edificio, sigue colocado en la entrada de la parcela arrasada ante la atónita mirada de los lacianiegos que ven en el proyecto fallido de Zapatero una proyección del futuro de una comarca harta de escuchar promesas.

undefined
El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Joan Clos, visitó en febrero de 2008 Villablino. RAMIRO

Echar abajo las antiguas escuelas de Villablino fue la elección del Ayuntamiento y de Turespaña para ubicar el parador. El entonces ministro de Industria, Joan Clos, llegó incluso a visitar en febrero de 2008 la zona para comprobar in situ lo que las máquinas iban a destrozar. Entraron a saco en enero de 2011, con el futuro edificio ya dibujado en una imagen virtual que aún hoy se ríe de Laciana desde una valla. Hoy, en Villablino solo queda un solar arrasado.

 

Villablino no logra que el Gobierno le compense por tirar las escuelas y no hacer el...
Comentarios